Páginas vistas en total

martes, 3 de agosto de 2010


la prensa está repleta de detalles sobre el bochornoso incidente del masista Fidel Surco. el choque de su vehículo que conducía ebrio contra otro. su detención preventiva. su sueño para recuperarse de la borrachera, su intento de huir del escenario del delito y la repercusión. se pide su destitución.

Marco Chuquimia. La Paz

Fidel Surco, senador del MAS y presidente del Consejo Nacional del Cambio (Conalcam), protagonizó ayer en El Alto un hecho de tránsito en estado de ebriedad. Su posterior detención en la repartición de Tránsito en dicha ciudad no fue la usual, lo que provocó la protesta de las personas que realizaban trámites en esas oficinas.


El primer hecho inusual fue la forma en la que fue aprehendido. Los vecinos de la avenida Julio César Valdez, de la zona del Alto de la Alianza, relataron que el accidente se produjo entre las 10:30 y las 11:00, y que tanto el senador como su acompañante trataron de darse a la fuga cuando apareció un patrullero del 110. “Al parecer, el senador no escuchó al uniformado y trató de escapar, pero fue rodeado por los vecinos”, relató Ruth Mendoza, cuya casa está a unos 50 metros de donde Surco chocó.


El dirigente oficialista fue introducido en la patrulla por la fuerza y cuando llegó a las oficinas de Tránsito no fue recluido en una celda, como ocurre con todos los ciudadanos. Los uniformados le prestaron una oficina para que ‘descanse’.


Martín de la Quintana, abogado del masista, afirmó que se investigarán las circunstancias y se establecerá quién manejaba la vagoneta Toyota 4Runner 2007 color champán. Los testigos aseguran que era Surco el que conducía. Chocó contra una vagoneta Suzuki, conducida por Édgar Gustavo Pérez, un oficial de la Fuerza Aérea.


Otro detalle inusual es que los policías y el fiscal José Fernando Villarroel no realizaron la prueba de alcoholemia apenas ingresó Surco a las oficinas de Tránsito, como sucede con cualquier infractor. Los funcionarios dejaron que Surco descanse, entre las 11:00 y 18:05.
El secretario de relaciones del sindicato de transportes Larecaja, Wilfredo Arias Mercado, protestó por la demora del examen y dijo que cuando ellos son apresados, lo primero que se hace es la prueba de alcoholemia, por más que no tengan tufo alcohólico. “Con nosotros no esperan a que llegue nuestro abogado, a carajazo limpio nos hacen soplar el globito”, graficó el dirigente. Similares conceptos expresaron otros seis choferes.


El fiscal, en horas de la tarde, incluso mencionó que pese al tiempo transcurrido, no había recibido el informe del policía investigador y sólo señaló que la ‘víctima’ no quiso presentar cargos, ‘por el momento’.


Cuatro policías que trabajan en estas dependencias afirmaron, por separado, que Surco ya tiene antecedentes de haber conducido en estado de ebriedad en febrero de este año y que esa vez fue sorprendido en las inmediaciones de la carretera a Oruro. Aclararon también que no se puede decir que fue un accidente, sino un hecho de tránsito, ya que Surco conducía ebrio y eso es un delito, no un accidente. Sin embargo, el comandante de Tránsito, coronel Freddy Soruco, indicó desconocer ese antecedente y prometió investigarlo, pero confirmó que, cuando se le hizo la alcoholemia, Surco tenía 1,5 de grado alcohólico y, por lo tanto, estaba borracho.


A las 18:35, el senador terminó de declarar ante el fiscal y, a través de su abogado, admitió que estaba ebrio en el momento del accidente, pero se negó a confirmar si estaba conduciendo el vehículo. De la Quintana señaló que ese hecho deberá ser investigado por la Fiscalía.

En detalle

- Mientras el fiscal esperaba la llegada del abogado de Surco, éste estaba recostado en un colchón y realizaba llamadas telefónicas todo el tiempo. Lo rodeaban cuatro personas y un policía hacía guardia en la puerta.

- Al menos ocho colaboradores de Surco ‘corretearon’ toda la tarde entre la oficina del fiscal y el cuarto donde descansaba el senador. Se enfrentaron con los periodistas para evitar que se fotografíe al infractor.

- La Policía organizó un operativo para sacar a Surco de esa oficina. Pusieron un auto en una puerta alternativa y cuando los periodistas
corrieron al vehículo, el parlamentario fue sacado por la puerta principal apresuradamente.

- El fiscal José Fernando Villarroel adelantó que enviará sangre del senador a los laboratorios del Instituto de Investigaciones Forenses para tener certeza de la cantidad de alcohol que tenía el legislador en su sangre.

El Gobierno lo deja en manos del fiscal
“El estado de ebriedad en el que conducía el senador Fidel Surco constituye un delito que está tipificado en el Código de Procedimiento Penal y fija como sanción de seis meses a dos años de reclusión”, explicó el viceministro de Gobierno, Marcos Farfán, y añadió que ahora corresponde al fiscal investigar todas las circunstancias del hecho. Según el informe del fiscal José Fernando Villarroel, Surco tenía 1,5 grados de alcohol, detectado en el test de alcoholemia. Los policías explicaron que cuando una persona tiene 0,7 ya es considerada como ebria.
Los masistas evadieron las respuestas y afirmaron que si se encuentra delito, es necesario que sea sancionado. La senadora Mirtha da Costa (MAS) dijo que el tema no se ha analizado. Su colega Carlos Aparicio aseguró que el MAS cuenta con instancias que sancionan el hecho de conducir en estado de ebriedad. “Si es que el senador estuvo manejando el vehículo en el que se trasportaba, las sanciones van a ser drásticas", adelantó.
El diputado Javier Zabaleta (MSM) afirmó ninguna de las dos cámaras legislativas tiene un reglamento de ética y menos una comisión, lo que impide una sanción interna. “Lo que queda es que, por ética, él pida licencia”, señaló.
La diputada Elizabeth Reyes (UN) calificó de ‘grave’ el suceso y recordó que cuando ocurrió lo mismo con el candidato oficialista a gobernador Félix Patzi, el Presidente no dudó en echarlo. Reyes pidió que se actúe de igual modo ahora. El 28 de julio, Surco ya fue expulsado de la dirigencia del MAS en La Paz y sus compañeros de la Federación de Colonizadores anunciaron que harán lo mismo porque consideran a Surco como el responsable de la represión de Caranavi, donde murieron dos campesinos.