Páginas vistas en total

lunes, 16 de febrero de 2009

termómetro político ve el caso santos ramírez como una acción de purga interna:

Termómetro político 16/9/2009
I. La semana pasada
¿En qué momento se jodió Ramírez? Perdón el francés. Ya se sabe que la frase original es de Vargas Llosa. Ramírez se hundió de verdad, cuando la prensa tomó el caso. La propaganda gubernamental –siempre solemne– quiere convencer al mundo de que Ramírez se hunde porque el MAS lucha contra la corrupción. Sin exageraciones: Ramírez se hunde por dos razones: porque alguien del más alto nivel en el MAS lo somete a purga para quitárselo de encima y porque luego, la prensa agarra el hilo de un caso de corrupción… muy grave.
Y por eso la semana pasada repite nombre: Santos Ramírez. Repasamos. Sectores del gobierno impulsaron una purga interna, cuya misión era descabezar a Ramírez para sacarlo de la lucha por poder que vive el MAS de cara a diciembre del 2009. Los impulsores de esta purga contra Ramírez, no inventaron cosas contra él, simplemente abrieron la caja y la prensa hizo el resto.
Ahora bien, la tal caja resultó tipo la de Pandora. La corrupción es de tal vuelo, que hay mucho más de lo que los purgantes pensaron en un inicio y por eso, las cosas “se salieron de madre”: como dicen los mexicanos. En otras palabras, la jugarreta interna para hundir al compañero Santos, se volvió un peligro enorme para la imagen de todo el gobierno y del MAS.
Ante este peligro, los estrategas del gobierno, se resignaron a perder el tema de la nueva constitución: ¿quién se acuerda de ese lejano referendo en el cual el MAS “refundó” Bolivia? Y entonces, enterrando el tema “nueva constitución”, los estrategas masistas dieron un rápido viraje y pusieron la propaganda en la lucha contra la corrupción. La consigna del gobierno se vuelve, encabezar el ataque público contra Ramírez. Si no puedes contra el escándalo, únete a él.
Ah, pero eso necesitaba espectáculo para ser creíble. Y ese es el momento cuando se decide meter preso al gran Santos: meterlo por unos días por lo menos.
De momento, el gobierno la está sacando bien. Con este escándalo no gana, pero se salva, ya que hay la imagen de Evo luchando contra los corruptos de su entorno. Sin embargo, la verdad es que este escándalo ha sembrado dificultades para el futuro del MAS. Existe la certeza de que en el MAS, como en cualquier partido del pasado, hay mucha corrupción. Y si bien la gente no dejará de votar por el MAS debido a temas de corrupción, hay un grave riesgo en lo siguiente: en la mezcla “crisis más corrupción”. La gente aguanta un par de años con una mala economía, pero no aguanta que sus políticos roben en plena crisis.