Páginas vistas en total

martes, 28 de octubre de 2008

destacan en los difíciles días que vive bolivia dos personalidades
de la pluma de roberto gonzáles y que publicara hoy bolivia

Entre los prefectos que desfilaron durante los últimos años por el firmamento político boliviano, hay que destacar los libremente elegidos como Sabina Cuellar que enfrenta valientemente al poderoso Evo Morales y a Leopoldo Fernández que supo guardar sus promesas con Pando y está sufriendo un confinamiento ilegal.
Sabina es la primera mujer que derrotó a Evo Morales, sin gozar de imagen política y sin recibir la ayuda de Chávez, siendo una de las pocas autoridades que hablando su idioma, cumple con la constitución masista. Es una madre humilde con 7 hijos, que ganaba su sustento vendiendo ropa usada pero, sabe diferenciar lo bueno de lo malo y en sus simples palabras expresan la verdad de su pueblo.
La prefecta de Chuquisaca Sabina Cuellar representa dignamente el papel que le otorgó la población de este departamento y le sobra lo que les falta a la mayoría de los prefectos del sexo opuesto.
Su llegada al antro masista de La Paz, para supuestamente hablar en el panóptico con Leopoldo Fernández, demostró nuevamente su valentía frente a la ignorancia de un ministro y de un viceministro que desconocieron públicamente a la Corte Superior de Justicia de Chuquisaca, que determinó procedente el Habeas Corpus planteado por los abogados de Leopoldo Fernández.
En la historia, las mujeres bolivianas demostraron su valentía en numerosas oportunidades y los nombres de Juana Azurduy de Padilla, Maria Barsola y las mujeres de la Coronilla quedaron inmortalizadas en las paginas de la historia, debiendo destacarse que lucharon solas sin el apoyo masculino.
El prefecto Leopoldo Fernández fue siempre un padre de familia, un patriota y un pandino de corazón, pero por no compartir el mismo criterio político con el gobierno mereció el castigo de la dictadura a través de una marcha campesina armada y pagada por el gobierno, que terminó con muertos de ambos lados, El objetivo político fue secuestrar y confinar en una cárcel de La Paz a una autoridad legal, como si fuera un delincuente común.
El encargado de la toma militar de este departamento, fue Juan Ramón Quintana y como en anteriores abusos contra la libertad de los ciudadanos, montó una obra teatral basada en mentiras y acusaciones infundadas. Como reconoció posteriormente, habiendo sido también el autor de un falso video que fue desenmascarado por la prensa.
El gobierno arrasó con la democracia en el departamento más débil, secuestró al prefecto, arrestó a una docena de personas inocentes y provocó el exilio al Brasil de casi 1.500 personas. Este gobierno abusivo dictó un ilegal estado de sitio que pretende mantener ilegalmente durante el referéndum aprobatorio y dirimítorio e impuso a dedo un nuevo prefecto militar para controlar este departamento.
Lamentablemente el mencionado secuestro, no tuvo el apoyo, ni la solidaridad de los otros prefectos, actitud de traición hacia Leopoldo Fernández que sigue en el panóptico, teniendo al frente a masistas instigados por el gobierno, que están vigilando la entrada de esta cárcel, para que este prefecto no tenga acceso a la defensa legal, a las visitas de sus abogados, de su familia y a la libertad.
Como despecho y desconocimiento al cuarto poder del estado, Evo Morales y sus asesores fascistas, insisten en considerar parcializada la decisión de la Corte Superior de Justicia de Chuquisaca, que ordenó el traslado del juicio a la capital. El mayor abuso gubernamental es oponerse a la ley, que establece que una autoridad como un prefecto, tiene derecho a caso de corte o sea no puede ser arrestado y juzgado por fiscales y jueces en otro departamento que no sea Chuquisaca.
Los observadores parcializados de UNASUR, dirigido por un montonero argentino, que entrevistaron al ministro Juan Ramón Quintana, como presunto autor del enfrentamiento de Pando, deberían además de entrevistar a Leopoldo Fernández y hacer lo mismo con Sabina Cuellar, sobre los muertos y heridos de Sucre, que resultaron de los enfrentamientos por la aprobación del primer texto de la constitución masista, habiendo sido esta acción ejecutada por el mismo ministro Quintana y colaborado por su colega Alfredo Rada.
Los siniestros terroristas de estado y el dictador venezolano que dirigen al presidente siguen con sus abusos y acusaciones no comprobadas, haciendo ver que no reconocerán ningún cambio del texto aprobado con la complicidad de los acostumbrados traidores políticos. En el mismo texto que aprobarán en los próximos referéndum, el gobierno masista tiene también el poder de cambiar el contenido las veces que quiera y lamentablemente no hay otros valientes que se le opongan.
En conclusión Evo compró a la mayota que necesita en el congreso para disfrazar su falsa democracia y el gran perdedor es un país que debe prepararse para enfrentar una grave crisis económica. Ojala hayan otros valientes que levanten su voz, porque por ahora todos los machos autónomos están callados.