Páginas vistas en total

miércoles, 21 de mayo de 2008

corría el 1995 y en nuestro vecino Perú estaba de moda "sendero luminoso" que había puesto sus ojos en Bolivia, en el movimiento campesino, en los sindicatos de la coca, entre los insatisfechos de siempre, los "desertores de otros partidos" y estaba penetrando el campo y las ciudades. me vino a la memoria aquel episodio al escuchar la mención de "canaan", cuya real significación tiene que ver con el etnocentrismo, la reivindicación de la raza india, la venganza por los 500 años de dominación colonial, en fin muchas de esas ideas que se mantenían embrionarias en la masa campesina y que necesitaba de un soplo de refrescamiento para despertar viejos sentimientos, generalmente violentos, de impotencia y revancha.
los emisarios de "sendero..." que se desplazaban hacia nuestra Patria llegaron también a las minas de Siglo XX y Llallagua y realizaron desplazamientos cada vez más audaces, conquistaron la voluntad y la confianza de auténticos campesinos como René Liende (nombre suplantado del verdadero) y le fueron adoctrinando una y otra vez convocándolo a reuniones en Llallagua, en Oruro, en Cochabamba donde les daban de comer, les devolvían el importe de sus pasajes en colectivos y les pagaban los alojamientos más baratos que podían encontrar...
"las reuniones son serias e impresionantes" me relató Liende por aquellos días. "nos obligan a un juramento que se repite en tres ocasiones", se sincera el campesino, en medio de murmuraciones en aymara, una especie de oraciones a la pachamama y otros dioses "nos cortaban las venas de las muñecas para reunir unas gotas de nuestra sangre en una botella de cerveza, la que se llegaba a rebasar con el aporte de los del grupo generalmente 20 originarios" hizo una larga pausa y se puso a sollozar, y despues...qué! "luego nos obligaban a tomar de la botella como cuando tomamos alcohól de uno en uno...sin excepción" qué significado tenía todo ello? "nada más que era el juramento para luchar derramando nuestra sangre por un gobierno de los indios" y en efecto, muchos de los mineros relocalizados como el caso de nuestro interlocutor hicieron el triple juramento, "no se puede pronunciar ni siquiera el nombre del jefe organizador del movimiento de juramentados copiado de sendero...lo conocemos sólo por CANAAN" que debemos pronunciar en voz baja, sin que nadie pueda escuchar"
tengo buenos motivos para créer en el relato de un hombre hoy en día mayor de setenta años que se ponía del color del papel cuando nos contaba todo ello "si se enteran que he contado la historia soy hombre muerto" Canaan tenía al parecer poder de vida y muerte sobre cada uno de los juramentados que mantenían un vínculo de sangre entre ellos.
cuando escucho que un coronel de carabineros apodado "canaan" andaba maquinando el aniquilamiento de un líder cocalero, no puedo dejar de asociar la conjunción de hechos que se entrelazan unos con otros en la historia del movimiento campesino peruano-boliviano.

No hay comentarios: