Páginas vistas en total

viernes, 4 de abril de 2008

horripilante suicidio de un minero desesperado en pleno corazón de Oruro.
El despacho aparece en todo el sistema informativo. No faltaron los comentarios de internautas que presagian "dolor y luto porque ésto es de malaguero y kencherío".

El centro orureño quedó impactado por la explosión que se llevó la vida del cooperativista y su pareja, que se encontraban en vigilia a la espera de los resultados de una reunión que se realizaba en la Prefectura del Departamento, para solucionar el conflicto que mantienen los comunarios de la provincia Bolívar de Cochabamba y ex cooperativistas de Huanuni que fueron contratados para explotar los yacimientos en la mina Santa María. El hecho ocurrió alrededor de las 13:30 horas, cuando la plaza es bastante concurrida por escolares y funcionarios de empresas públicas y privadas. Un primer testimonio lanzado por Radio Fides Oruro, instalada a pocos metros del hecho, en entrevista al responsable de Relaciones Públicas del Concejo Municipal, Germán Navía, dio a conocer que aparentemente la pareja discutía y la mujer pedía auxilio para que alguien le quite el fulminante al varón que la tenía fuertemente abrazada a su cuerpo. Pero, nadie atendió el llamado y de inmediato se escuchó la explosión, al extremo que Navía quedó manchado de sangre, viendo el cuadro dantesco que se proyectaba en la plaza principal de Oruro. El panorama en la plaza 10 de Febrero se presentaba indescriptible, pues los restos humanos quedaron esparcidos en los jardines, árboles, ventanas de edificios, cables de energía eléctrica, encima de vehículos, aceras y cordones. Williams Arista cooperativista, explicó que su compañero de trabajo que dejó en la orfandad a nueve hijos, estaba desesperado al no contar con una fuente laboral desde hace un año y ocho meses, al igual que otros 1200 cooperativistas que exigen contar con un empleo seguro. Las investigaciones del caso a cargo del Ministerio Público están encabezadas por el fiscal Aldo Morales y Lourdes Nava. Según una declaración preliminar del fiscal Morales existe también la hipótesis de que se trataría de una pareja que discutía por motivos pasionales. Adrián Pinto propietario del vehículo con placa704 DIX, que resultó con severos daños, narró que de la ventana de su oficina vio como muy cerca a su motorizado se producía el hecho y minutos después los restos quedaron esparcidos en un radio de aproximadamente 40 metros. También existe la versión extraoficial que existe una persona herida que fue trasladada al Hospital General San Juan de Dios y no se descarta que la mujer llevaba cargada un bebé cargado en la espalda.