Páginas vistas en total

viernes, 21 de marzo de 2008

Cochabamba concurre masivamente a la ceremonia del Viernes Santo
El pueblo de Dios es católico, profundamente cristiano, creyente y no tiene temor ni verguenza de manifestar su fe, recorriendo las calles del centro de la ciudad, en Cochabamba como en La Paz, en Santa Cruz, como en Sucre y Potosí, en todas las ciudades grandes y pequeñas, especialmente en esta Semana Santa, cuando se percibe cierta amenaza a la fe y cuando se pretende imponer unas leyes o parte de ellas que no condicen con el espíritu religioso de los bolivianos.
La paz será posible si aceptamos que la sangre del Señor caiga sobre nuestro pueblo. La paz es un espacio de reconciliación, de hermandad... para eso el Señor entregó su vida, no para que lo miremos solamente, no para que lo paseemos por nuestras calles, sino para que nuestra vida cambie. Hagamos que Bolivia sea la tierra de la reconciliación, del amor profundo con un respeto verdadero, con una fe profunda, con un amor que no sea puras palabras", manifestó el cardenal Julio Terrazas en su mensaje de Viernes Santo, unificando el llamado de reconciliación al que se refirió el Monseñor de Cochabamba Tito Solari, durante las celebraciones de Semana Santa, cuando dijo que lo que necesita el país es la fuerza de reconciliarnos y de amar a nuestros hermanos. El de Terrazas fue, ante todo, un mensaje de paz. Defendió la amistad por sobre las traiciones. Indicó que es traidor aquél que vende su conciencia sin ningún escrúpulo al mejor postor, en alusión al beso de Judas. Pero también habló de la violencia, la que no se justifica, y se declaró en contra de las cosas superfluas y las hipocresías. El cardenal instó a vivir el Viernes Santo como la victoria de Jesús, que si bien muere en ese día, resucita el domingo, pero esa muerte es el signo de su misión cumplida de liberar a la humanidad. "Porque Dios nos ama sin ningún yugo, ni ideológico ni material (...) Es una idea falsa ésa de que el Viernes Santo es un día para estar tristes", acotó.
Nota del Editor: El texto y la imagen pertenecen a una crónica de LT publicada en 2007, porque las palabras del Cardenal Terrazas y del Arzobispo Solari no podrían ser más oportunas ahora cuando se busca el diálogo como base para la Paz entre todos los bolivianos