Páginas vistas en total

martes, 3 de abril de 2007

Pionero en la Hotelería y líder empresario

A los 78 años de edad ha fallecido en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra don José Abujder bien conocido en todo el país como uno de los auténticos pioneros de la actividad hotelera por su consagración de por vida al ramo del turismo, por cuanto como brazo derecho de su señor padre de igual nombre y apellido, planificó, construyó y puso en funcionamiento durante décadas el popular hotel Bolívar que por muchos años fue el orgullo de la hotelería boliviana por la prestación de sus esmerados servicios en hospedaje y degustación.

Nos sorprende la noticia que nos llega gracias al entrañable amigo Carlos Corvera quién se enteró del hecho debido a la visita que realizó a Santa Cruz por algunos dias. Ciertamente que nos encuentra compungidos y entristecidos porque José fué más que un excelente amigo, fué un compañero y un hermano. A sus dotes de organizador y animador de la actividad hotelera, su indesmayable entusiasmo por llevar adelante el gremio junto a sus colegas y directivos primero de la Cámara Departamental y más adelante de la Cámara Nacional asumió toda la gama de tareas desde vocal, a director y Presidente durante varias gestiones con una desusada constancia nacida del convencimiento de que solamente por medio del trabajo de equipo se lograría superar el atraso, ganar los mercados y colocar a las unidades empresariales a la par de las grandes ciudades del continente. Porque el cronista acompañó parte de estos esfuerzos puede hoy testimoniar esta tarea, no siempre bien comprendida que realizó don José en tantísimos lustros.

Ya tenemos referidos los cursos que organizó secundando las iniciativas de otros hoteleros como Martín Cortez, Jaime Claure y los de sus inseparables Juan Carevic y Drago Muscevic en Cochabamba, por aquellos tiempos en que realizar inversiones en éste rubro significaba riesgos e inseguridad del retorno. Largo sería enumerar los muchos logros como la Clasificación Hotelera y la categorización general que fueron resultado de intensa batalla.

Deseamos referirnos a otra faceta menos conocida de sus preocupaciones, la tarea de organizar y sostener la Federación Arabe Boliviana cuyo liderazgo conservó casi en forma emérita hasta que fué reemplazado por jóvenes dirigentes que con total desprendimiento le sucedieron en la no exenta misión de representar el pensamiento árabe-palestino en un medio que no podía sustraerse a la problemática mundial por las dificultades hasta el dia de hoy sin resolverse en la controversia con el sionismo internacional que tuvo y tiene en Bolivia connotados exponentes. Otra vez nos tocó el honor de acompañarlo ante un extraordinario evento que tuvo lugar en Caracas donde se dió cita la flor y nata de la dirigencia árabe-latinoamericana donde conocimos y compartimos con los delegados de Chile, Argentina, Brasil, etc., que acreditaron sendas representaciones. (Octubre 1978) En forma paralela asumió responsabilidades en el Club Arabe y la construcción y el mantenimiento de su Campo Santo.

Tanto en Rotary International, como en la Masonería ocupó puestos de responsabilidad en diversas gestiones, quién no lo recuerda animando los programas de beneficencia y gestión social, siempre con grandeza de ánimo y superando los menudos problemas que no pueden ser ajenos a toda actividad colegiada. La logia Tunari lo tuvo como destacado masón donde fué Hospitalario e hizo un papel dignificante de su noble condición. Ocupó funciones junto a destacados y venerables HH:, como Habib Homsi, Alfredo López, Carlos Martínez en las gestiones de Antonio Gracia, Francisco Lozada, Jorge Burgos, Gustavo Hopp y otros honorables miembros de la francmasonería haciéndose carne de las alta finalidad de perseguir la unión fraterna de la humanidad, el imperio de la paz por la práctica de la justicia y de la verdad, en medio de la cooperación social y el respeto a la dignidad de cada ser humano.

Por ello, al encomendar su alma al Divino Hacedor vaya nuestra palabra de consuelo a sus hermanos, a sus hijas y nietos, así como a los innumerables amigos que lo recordarán por siempre.