Páginas vistas en total

sábado, 4 de febrero de 2017

los chupa medias, o "chupa tetillas" siguen campando el vice, el Romero, excomandante nada menos de las FFAA recibe un pinche empleo de Evo, son estos entre otros lo que alaban, ensalzan, echan incienso al Jefe del Estado y éste protesta contra los adulones, qué risa si están ahí, junto a él.

Lo cierto es que, a veces, S.E. nos sorprende con algunos términos divertidos que los saca de la manga, así como la mayoría del tiempo nos hace transpirar con palabras que utiliza mal. Pero existen cosas que, por lo menos, son graciosas. En ese sentido se explayó a su gusto en el gabinete ‘ampliado’ de hace algunos días, donde dijo que no quería “servidores públicos que estén chupándome las tetillas...”. Eso es algo desconocido porque sabíamos de chupamedias, lameculos, tirasacos y otras muchas que se aplican a los adulones. 

Pero he ahí que S.E. nos sorprende diciendo que no le gustan los ‘chupatetillas’, cuando todos somos testigos de que no hay nada que le agrade más que los homenajes, las loas y las atadas de guatos que recibe de sus partidarios y, en especial, de sus ministros y de los jefes del MAS. El ‘chupatetillas’ número uno es su propio ‘vice’, clamando que sin S.E. a la cabeza del liderazgo nacional es preferible la muerte. “El hermano Evo” está en boca de la mayoría de sus ministros que han caído en una idolatría total hacia el caudillo y que hacen alarde de una lealtad perruna, porque saben que lo contrario significa irse a su casa.

Pues bien, en el gabinete ‘ampliado’ S.E. disparó sus dardos contra los adulones, aunque dudamos de su sinceridad, porque hay razones. Dijo, además, que no quería a los viceministros “serruchos”, es decir, a los que ‘serruchan’ a sus jefes para sucederlos en el cargo. Y además deploró que algunos funcionarios públicos no sean masistas, lo que significaría tener una peligrosa quinta columna en el seno del Gobierno. Alguien le debe contar lo que se habla en los pasillos palaciegos.

La inauguración del museo dedicado a S.E. en Orinoca (Oruro) nos ha hecho pensar que el gasto insulso ha sido inspiración de los ‘chupatetillas’ que han llegado a sacarle leche dolorosamente. Porque un museo que ha costado alrededor de Bs 50 millones en un pueblo de 600 habitantes es un absurdo. En un lugar donde ni siquiera se puede hallar un anticucho para comer, es increíble que se hayan gastado Bs 90.000 per cápita solo para ver unos ponchos y fotos de S.E.

Sorprende lo de los ‘chupatetillas’ porque justamente el mismo día en que S.E. los descalificaba, juraba, como viceministro de Defensa, un general que había hecho nada menos que la convocatoria para escribir la letra de la Marcha Evo Morales. Es inconcebible que S.E. siga metiéndose con estrofas del himno cruceño y goce como chino con las letras de himnos que lo endiosan a él. 

No hay comentarios: