Páginas vistas en total

martes, 29 de marzo de 2016

grave. algo grave y muy delicado está sucediendo con la Cooperativa COBOCE. es de esperar que no estén metidos masistas con el afán de extorsionar a COBOCE. esperar que las autoridades actúen en el marco de la Ley y que se evite la violencia, se evite la usurpación y la violencia de parte de los llamados "cooperativistas" que quieren meter la mano donde no corresponde. Alerta a todo el cooperativismo de Bolivia y a las organizaciones democráticas ante lo que parece un nuevo "atropello pactado con el MAS"



El enfrentamiento entre trabajadores de la Cooperativa Boliviana de Cemento (Coboce) con mineros cooperativistas de Capinota por la falta de pago de regalías a los municipios afectados por la explotación de recursos y con los comunarios de Sicaya por un conflicto de terrenos dejó ayer un saldo de cinco heridos leves. La Policía usó gases lacrimógenos para dispersarlos, pero el conflicto persistió.

En un pronunciamiento de 10 puntos, Coboce se declaró ayer “legítima titular del área minera denominada Sucesivas Coboce IV” (en disputa con comunarios de Sicaya), porque cuenta con certificaciones y pago de patentes hasta 2016 ante la Autoridad Jurisdiccional Administrativa Minera (AJAM).

También advierte sobre el “pago oportuno” de regalías mineras ante el Servicio Nacional de Registro y Control de la Comercialización de Minerales y Metales (Senarecom).

“Como un acto irresponsable, estos avasalladores intentaron tomar las instalaciones de almacenamiento de material explosivo denominado polvorines”, indica el comunicado al que tuvo acceso anoche esta redacción.

Cerca de las 09:00 de ayer, los comunarios que viven en zonas aledañas a las canteras de Coboce, a 15 kilómetros de Capinota, oyeron los primeros dinamitazos producto del enfrentamiento entre cooperativistas y trabajadores. El enfrentamiento se prolongó hasta las 18:00 dejando levemente heridos a cinco trabajadores de Coboce, según el reporte del comandante departamental de la Policía, Luis Aguilar.

Este medio intentó ingresar al lugar de los enfrentamientos pero los trabajadores de Coboce pusieron barricadas de tierra y piedra en el único acceso a las canteras, negándose a cualquier acercamiento con la prensa.

“No hay ningún dirigente ni nadie está autorizado a hablar aquí”, afirmó uno de ellos.

Después de casi 10 horas de tensión y enfrentamientos se llegó a un cuarto intermedio para dialogar hoy a las 09:00 con autoridades de la Gobernación, informó Aguilar.

Sin embargo, el dirigente de los cooperativistas, Justiniano Catorceno, señaló que fue un repliegue pacífico de los cooperativistas y no descartó continuar hoy con las medidas de presión.

Según Catorceno en el lugar se encontraban alrededor de 300 cooperativistas y 700 trabajadores de Coboce. Desde un cerro aledaño se podía observar estallidos de cachorros de dinamita y gases lacrimógenos.

Indicó que la empresa adeuda un monto que no precisó por regalías a los municipios afectados por la explotación de recursos no metálicos. “Coboce hace tiempo nos ha saqueado nuestro recurso natural y no paga las regalías mineras al municipio, eso estamos pidiendo”, dijo.

Por su parte, el ejecutivo de la Central Regional Sicaya, Pedro Aguilar, informó que Coboce ingresó a explotar recursos de una zona límite entre la comunidad de Sicaya y Capinota. Explicó que esos yacimientos no son explotados hace 10 años por Coboce, por lo que estaban a la espera de un fallo para la reversión de terrenos a favor de Sicaya.



ESPOSAS EN VIGILIA

Las esposas de los trabajadores y los choferes de los camiones que trasladan cemento realizaron ayer una vigilia en las puertas de ingreso a la Cooperativa Boliviana de Cemento (Coboce).

Bajo una carpa para cubrirse del sol y sentadas en unas sillas, las esposas de los trabajadores denunciaron que los comunarios de Sicaya y los cooperativistas avasallan los terrenos que actualmente son explotados por la empresa cementera.

Las esposas tampoco permitieron el ingreso de este medio a las puertas de la fábrica y no quisieron dar mayores declaraciones.

En las puertas de la empresa se encontraban ayer apostados varios camiones de alto tonelaje impidiendo el ingreso. Mientras que en la región de las canteras, no había ningún tipo de actividad de extracción de materia prima.