Páginas vistas en total

miércoles, 2 de diciembre de 2015

agradecer a Dante Pino por su sinceridad con Bolivia, por llamar a las cosas por su nombre, por terminar de desnudar a Evo, porque pedirle a un analfabeto funcional que decida en temas que no entiende "es como darle navaja al mono" en Bolivia hay dos presidencias, la real que manda y ordena, que hace y deshace en manos de Alvaro García y la decorativa, que pasea, juega al fútbol, pone "la presencia del indio" hace 10 años que García , "es el hombre del verdadero poder" tiene bajo su poder total a Evo que sin él "el sol se apaga y la luna se esconde" Gracias Napo, otra vez.

Aquella mañana después de haber jurado como Presidente de la República Evo Morales iba a sentarse en la silla que representa el Poder. El despacho presidencial tiene una carga emotiva producto de la historia pegada en sus paredes y en ese recinto el Poder se desparrama en toda su extensión, quien lo conoce estará de acuerdo conmigo.
Pero no solo es cuestión de Poder, el Poder hay que ejercerlo y ese ejercicio exige la toma de decisiones que vienen envueltas en informes y proyectos de leyes y otros que necesitan la firma o el visto bueno presidencial. Esa tarea no es simple, demanda conocimientos y criterio mucho criterio, que es la clave con la cual puede el Presidente acertar o no. El caso es que Evo Morales no sabe leer, no tiene preparación escolar y sus conocimientos son tan limitados que un proyecto de ley o informe de los despachos ministeriales con contenido técnico y legal son jeroglíficos para una persona como él. Imagíneselo por un momento tratando de entender un asunto relacionado con la política monetaria, financiera, energética o con temas relacionados con asuntos de contenido social.
Nadie da lo que no tiene. Esa es una ley que se cumple. Pedirle a un analfabeto funcional que decida en temas que no entiende es darle navaja al mono. Esta realidad es la que indujo a enviar todos los asuntos del despacho presidencial a la Vice Presidencia, donde trabaja un hombre que dice haber leído como veinte mil libros y que tiene al menos algo de formación para comprender el contenido de esa información. Este hecho que parece tan simple, llevó a distribuir la tarea de gobernar de dos maneras. La Presidencia real la que toma decisiones en base a la información que los despachos ministeriales envían pasó a manos del Vicepresidente y la Presidencia formal la que se necesita de la presencia del indio se fue a las asambleas sindicales, a jugar futbol o a pasear por el exterior.
Hace diez años que el señor García Linera gobierna en la realidad y decide y ordena a los Ministros lo que deben hacer, y en este mismo tiempo todo lo que hizo Evo Morales fue hacer política electoral diaria asistiendo a asambleas en comunidades indígenas, viajando y jugando futbol. Esta verdad nadie ha querido desnudarla, simplemente se calla, se sabe que García Linera es el hombre del verdadero Poder y que la influencia que ejerce sobre el Presidente es total. Y cómo no sería así que ahora anda diciendo que sin Evo Morales el sol se apaga y a luna se esconde. En realidad lo que viene diciendo es que sin él, pierde todo el Poder que detenta y solo de imaginarse se la hace la noche y le falta el aire.
En otras palabras García Linera solo puede aprovecharse de un hombre como Evo Morales por ser el letrado y el otro analfabeto. Esa es la condición que se cumple para que los dos hagan política y gocen del Poder como yuntas.
La vida de Presidente para alguien que fue cornetero de banda pobre, sindicatero en medio de cocales, rodeada de aplausos diarios, de viajes permanentes, de manejo de dinero por millones, de codearse son Presidentes en el mundo, de asistir a reuniones de alto nivel y de estar en las portadas de medios nacionales y extranjeros tiene que ser un sueño. Concuerde conmigo. Es como un cuento de hadas, del cual nadie quiere despertarse. Sólo pensar que ese sueño puede acabar y tiene que volver a ser lo que fue, lo enloquece, lo deja fuera de sí, no quiere como Evo Morales dice, cuantas veces puede, imaginarse no ser Presidente. Ya este tipo de vida lo tiene atrapado.
Y es eso lo que tiene el Poder, sacarte de la realidad y colocarte en un mundo artificial de invitaciones, aplausos y disfrute que te ahoga. Nadie se lleve a engaño, Evo Morales no dejará de ser Presidente sin antes dar una batalla enorme, la misma que su padrino Maduro viene anunciando en Venezuela. Necesita de la Presidencia como el aire que respira. Esta es la verdad.
Y esta verdad no tiene que ver con los intereses nacionales, con la defensa marítima, con la prosecución del cambio o con la defensa de los trabajadores. No seamos cándidos, si así fuera, la tarea sería demasiado agobiante, pesada y poco recompensada. La re elección indefinida de Evo Morales tiene que ver solo con Evo Morales y la nueva forma de vida que se acostumbró a tener.