Páginas vistas en total

miércoles, 6 de mayo de 2015

OPINION titula "estafas a la orden del dia" si bien puede mostrar exageraciones, el texto es una prevención para no dejarse sorprender por estafadores sin escrúpulo

Unas 800 personas de todo el país se ilusionaron con la producción de estevia, una hoja que sirve para endulzar bebidas y producir endulzantes.

La empresa Tierra Dulce logró que personas particulares inviertan en esos cultivos entre 20.000 a 30.000 dólares, con la promesa de pagos mensuales durante siete años y la posterior devolución del capital. Los inversores aguardaron por más de un año que la empresa les entregue lo prometido y, al no lograrlo, iniciaron una demanda penal contra los responsables.

El caso está en investigación en el Ministerio Público. Hubo una primera audiencia de la demanda, pero luego los afectados ya no encontraron a los responsables, porque las oficinas de la empresa fueron cerradas. Los inversores defraudados temen la fuga de los encargados de la empresa.

La Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen y la Fiscalía están plagadas de denuncias de estafas de diversa índole.

Entre los casos más llamativos está el caso de una pareja que se alquilaba viviendas para luego darlas en anticrético con papeles falsos. Se descubrió el caso antes de que dos familias pierdan 100.000 dólares.

En enero pasado, se denunció a la Fundación Camino Verde, por estafa a unas 200 personas en el Valle Alto de Cochabamba y 100 familias en Beni. Los encargados de Camino Verde ofrecían financiar el 70 por ciento de proyectos, a partir del aporte del 30 por ciento del interesado. Está, por ejemplo, una víctima que aportó 9.000 dólares con el deseo de recibir 21.000 dólares de financiamiento para un tractor, pero no obtuvo nada. Una asociación de apicultores figura entre las víctimas de Camino Verde, ya que entregó 74.000 bolivianos para un proyecto de 174.000 bolivianos y también fue engañada por el responsable de la Fundación que está prófugo.

En Sucre, la coordinadora de la entidad financiera Diaconía fue encarcelada por timar a más de 400 personas que le entregaron diferentes cantidades de dinero a cambio de un interés mensual de entre 10 y 15 por ciento . La encargada de la entidad financiera ilegal pagó por unos meses y no devolvió el capital.

Las múltiples víctimas de estafas enfrentan serias dificultades para recuperar sus ahorros, pues recurren al pesado y lento sistema judicial que les demanda más gastos para seguir el juicio.

A partir de estos casos, es urgente que las autoridades y la sociedad en general encuentren formas de evitar que las estafas múltiples se repitan.