Páginas vistas en total

domingo, 25 de mayo de 2014


gran cumbre evista

G77 menos China

Fiasco de Evo. Cómo Dios castiga su vanidad. China no viene a Bolivia

El anuncio oficial de Pekín sobre la ausencia del presidente Xi Jinping en la Cumbre del G77+China, aduciendo “problemas de agenda”, ayuda a aterrizar expectativas sobre este evento, que las fanfarrias gubernamentales han vendido como el súmmum de los encuentros internacionales.

La representación de China por una simple delegación burocrática adelanta que la reunión no implica mayor relevancia para el dragón asiático, por lo cual las posibilidades de acuerdos estratégicos en materia económica se reducen significativamente.
Lo cierto es que un “G77 sin China” será lo que está destinado a ser: un mero escenario de campaña reeleccionista para el presidente Evo Morales, saturado de discursos ideológicos y sin beneficios prácticos para el país, a no ser unas cuantas obras de infraestructura improvisadas a la carrera y al amparo de excepciones normativas que afectarán a su calidad y transparencia.
Acotemos que no es ninguna novedad el hecho de que Bolivia presida el G77, lo que ya había sucedido en presidencias de Víctor Paz Estenssoro y Jaime Paz Zamora. La única diferencia es que ahora la Cumbre se produce en período pre-electoral y en un régimen que no duda en abusar de lo público para sus conveniencias partidarias particulares.
Mientras el gobierno se ocupa de organizar mítines en las previas del evento (encuentro de jóvenes que proclamó a “Evo presidente” y lanzamiento de la canción de campaña en el seminario sobre medio ambiente), y el embajador boliviano ante el G77 se distrae de sus funciones para defender al régimen en el caso Soza por medio de columnas periodísticas, uno de los pocos elementos que podían ser importantes para el interés nacional, como era la presencia china, se esfuma…(www.eju.tv)