Páginas vistas en total

martes, 11 de febrero de 2014

Cartas a Evo Morales. (Núm.9)
El Presidente no es un mandamás

Parece ser que existe un mal entendido. Un tremendo mal entendido en el uso del poder y en el ejercicio de su autoridad. La CPE Art.96 fija atribuciones, ejercer y hacer cumplir las Leyes, sin alterarlas, guardando las restricciones consignadas aquí. Ojo Presidente. Negociar las relaciones exteriores, nombrar funcionarios, conformar códigos y leyes, convocar al Congreso, administrar las rentas y decretar su inversión por intermedio del respectivo ministerio con sujeción al PGN, así en ninguna de las 25 atribuciones está la de firmar contratos menores como lo hecho por usted en Oruro.
El ciudadano menos leído concluye que está usted haciendo propaganda electoral con su firma y sus resoluciones para recuperar “el enamoramiento perdido” donde las instituciones rechazaron el nombre de Evo Morales para su aeropuerto. Hablando de la CPE lo primero que aparece en este Título Segundo del Poder Ejecutivo dice Art. 87. El mandato improrrogable es de cinco años reelegible por una sola vez. Parece ser que SE no ha leído la disposición fundamental que he transcrito porque la está violando.
Ejemplo a seguir. Hemos visto la ejemplar actitud de Nelson Mandela que habiendo presidido la lucha por la liberación de los negros en Africa del Sur y merecido de su pueblo el mayor aprecio y respeto que lo eligió su Presidente, renunció a una segunda postulación y se mantuvo al margen del poder, con la mayor autoridad moral y ética en el rol de “padre espiritual”. Pedido. Manténgase fiel a la CPE, hágase acreedor del respeto del pueblo y gánese usted un lugar digno en la historia de Bolivia.

Mauricio Aira