Páginas vistas en total

viernes, 1 de febrero de 2013

grandioso monumento a la Madre de Dios. pone a Oruro en el plano mundial. se trata de la mayor estatua de la Tierra.



El Papa Benedicto XVI pide que la gigantesca imagen de la Virgen del Socavón, entregada este viernes, se perfile en el horizonte de Oruro "como Madre de todos aquellos que con noble y generoso compromiso buscan el desarrollo civil, humano y espiritual” de esta ciudad y del país en general.

Así señala el mensaje del Sumo Pontífice a través del Nuncio Apostólico en Bolivia, monseñor Giambattista Diquattro, bendiciendo y expresando su alegría por la imagen de la Virgen del Socavón encumbrada en el cerro Santa Bárbara de Oruro.
“Pueda este extraordinario monumento, cuya belleza y grandeza tienen desde ahora una resonancia mundial, fortalecer, desarrollar y confirmar en el corazón de todos los orureños el afecto filial a Dios Padre de nuestro Señor Jesucristo, y Padre de toda la humanidad”.
Señala la misiva del Nuncio Apostólico al Obispo de la Diócesis de Oruro, monseñor Cristóbal Bialasik, señalando que el Santo Padre Benedicto XVI “me encarga comunicarle que ha sabido con mucha alegría de la Bendición” de la “monumental estatua”.

La imagen más grande de la Virgen María, 45 metros de altura, fue inaugurada este viernes, víspera de la fiesta de la Virgen de la Candelaria, Patrona de Oruro, en la advocación de la “Mamita del Socavón”.
“El Papa Benedicto XVI se complace en destacar que la solemne ceremonia de Bendición de la imagen” celebrada en el Año de la Fe, sea un instrumento  “para animar a toda la población cristiana de Oruro a ponerse al servicio de la difusión de la Palabra de Dios, que es Cristo”.
“La Virgen del Socavón, Madre de ternura, ayude a todos los cristianos de Oruro a guardar encendido en su vida el cirio de la fe a su Hijo Jesús, a quien Ella sostiene en sus brazos y que ofrece por la salvación de todo ser humano”, remarca. 

“El Sumo Pontífice goza de que la imagen de la Madre de Dios y de la Iglesia pueda en su majestuosa belleza y solemne grandeza delinearse en el horizonte de Oruro como Madre de todos  //JTI//