Páginas vistas en total

miércoles, 11 de julio de 2012

el portal de ANF Noticias publica esta crónica de lo publicado hace pocas horas por Veja como réplica a las reacciones masistas ante la primera publicación sobre "República de la Cocaína"


La revista brasileña Veja (vea en español) respondió a las autoridades bolivianas que anunciaron procesos legales por la publicación del artículo “La Republica de la Cocaína”. Para el  semanario del vecino país,  la “censura” boliviana traspasa las fronteras.
La publicación que motivó airadas protestas de los gobernantes bolivianos, está relacionada a un supuesto nexo entre el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana y  la directora regional de la Ademaf en el Beni, Jessica Jordán con el narcotraficante brasileño Maximiliano Dorado, quien se encuentra recluidos en la cárcel de Catanduvas en el Estado de Paraná.
“No satisfechos con reprimir a la prensa en su propio territorio, los gobierno bolivarianos comienzan a mostrar sus garras contra la libertad de expresión en países vecinos”, señala una reciente información que difundió Veja.
La revista más vendida del Brasil, recuerda que esta semana después de la publicación del material “la República de la Cocaína” se ha amenazado con procesar a ese medio por revelar documentos que vinculan a autoridades bolivianas, pero “sobre mandar a investigar las denuncias, nada fue dicho”, señala la revista.  
Veja explica que el reportaje fue escrito por su editor Duda Teixeira fue basado en relatos producidos por la Unidad de Inteligencia de la Policía Boliviana y que los documentos fueron filtrados a la prensa boliviana y americana por un miembro del gobernante Movimiento al Socialismo.
Asimismo, Veja ratifica su versión y transcriben los informes sobre el encuentro que se habría producido en Santa Cruz de la Sierra entre las autoridades bolivianas y el narcotraficante brasileño.
La publicación relata todas las repercusiones que tuvo la publicación en esferas políticas. Resalta que los opositores al gobierno de Evo Morales piden investigar los hechos mientras que las autoridades del Ejecutivo amenazan con procesar al medio escrito.
Asimismo, Veja recuerda que el gobierno boliviano nombró un nuevo embajador, Jerjes Justiniano este miércoles quien tiene como misión “reducir el impacto del reportaje de Veja” pidiendo una retracción o de lo contrario iniciar un proceso legal.