Páginas vistas en total

viernes, 9 de diciembre de 2011

no derogar la Ley Corta. sería una traición a los marchistas del Tipnis

Victor Gutiérrez desde OPINION refiere valiosa opinión de un entendido en materia del TIPNIS.
Se han dicho muchas cosas hasta ahora a raíz de la persistencia del MAS respecto de pretender derogar la denominada ley corta que prohíbe la construcción de la carretera Villa Tunari–San Ignacio de Moxos por el denominado Tramo II (corazón del TIPNIS). Desde manifestar que, supuestamente, hubiere un sobreprecio multimillonario destinado a las arcas del Gobierno de turno, hasta expresar que el Gobierno brasileño lo que persigue con esta carretera que atraviese por el núcleo del TIPNIS en definitiva es explotar recursos naturales no renovables como el petróleo y el gas. Lo que no se había comentado hasta ahora es el análisis que escuché en pasados días del Dr. Luis Castedo Torrico, reconocido profesional de nuestro país y amplio conocedor de la agricultura, de la agropecuaria y la ganadería, conocedor sobre todo de la realidad del trópico cochabambino y de las potencialidades de este jirón patrio, conocimien- tos que lo han llevado a formular propuestas de desarrollo alternativo a ejecutar en esta región tan importante no sólo para el departamento de Cochabamba, sino para el país, propuestas lamentablemente ignoradas por este sector social tan gravitante como lo es el movimiento cocalero y que ya las fueron ignorando desde la función sindical y que ahora que son Gobierno continúan olvidándolas cuando bien podían haberlas ido implementando. El Dr. Luis Castedo Torrico me decía: “El motivo más importante, la razón esencial por la que se insiste a toda costa en derogar la ley corta radica en que lo que el Gobierno quiere es construir un proyecto de carácter geopolítico dado que la existencia de la carretera que atraviese el corazón del TIPNIS le permitiría al MAS asumir el control político y social de las tierras bajas que parten desde el Parque Isiboro–Sécure y alcanzan hasta las tierras de Beni y Pando, llevando a cabo y a su paso de manera simultánea tareas de avasallamiento, de desplazamiento, de arrinconamiento de los indígenas, hasta dejarlos prácticamente a su merced, sucumbiendo así los indígenas ante las presiones cocaleras”. Afirmaciones que a ojos del acontecer cotidiano se irían confirmando o modificando en el sentido de las verdaderas decisiones que vaya asumiendo el Gobierno. Entre tanto lo que cabe es prestar atención a este tipo de disquisiciones que, sin duda, ayudan al ciudadano común en el propósito de que éste tenga a mano análisis como éstos para luego asumir conclusiones u opiniones al respecto de esta temática. Ya será el curso de los acontecimientos quien se encargue de confirmar la validez de afirmaciones como las que comentamos.