Páginas vistas en total

lunes, 12 de diciembre de 2011

El jefe nacional del Movimiento Sin Miedo (MSM), Juan del Granado, trasladó temporalmente su residencia a Quillacollo para respaldar la candidatura de René Fernández y realizar una febril labor proselitista visitando casa por casa y centros de comercio.


El dirigente político desde hace dos meses que visita con frecuencia Quillacollo donde participó y acompañó a sus candidato en la presentación de su programa de gobierno, proclamaciones masivas, visitas a los distritos municipales y domicilios particulares.

Haciendo uso de formas imaginativas de campaña debido a los escasos recursos, como afirman sus asesores políticos, Fernández hace visitas casa por casa dialogando con sus propietarios y entregando su programa de gobierno y panfletos con el resumen de sus propuestas.

Dotados de instrumentos de percusión caminan en grupos de 10 por las calles del centro urbano de Quillacollo, llamando la atención de los vecinos, y en función a un plan de visitas por zonas y distritos.

Según el jefe de campaña del MSM en Quillacollo, Josue Muriel, es de esta forma de hacer campaña y visitas que participa Juan del Granado, quien golpea las puertas de las casas para pedir el apoyo a la candidatura de René Fernández.

Dijo que en la visita a las casas nadie mostró el más mínimo rechazo, por el contrario habrían sido recibidos con muestras de cariño y expresiones de apoyo.

“La campaña es incesante, y lo hacemos para demostrar que es posible llegar al corazón de los quillacolleños de la forma más sencilla y con propuestas. Nuestras ofertas son realizables y no le tememos a la composición del Concejo Municipal, porque tanto el Alcalde como los concejales tienen misiones específicas que están normadas”, agregó.

Muriel afirmó que no creen en encuestas ni sondeos, porque son resultado de la manipulación, pero sí confían en la conciencia de la población que está cansada de malas autoridades, malas obras y mucha corrupción, y que el próximo 18 saldrán victoriosos para bien de Quillacollo. (Texto del diario OPINION)