Páginas vistas en total

miércoles, 14 de diciembre de 2011

está quedando claro. el fin supremo de la llamada "cumbre" había sido pedir mayor producción de coca chapareña. 
legalizar hasta 20 mil hectáreas de coca cuando lo acordado con los organismos es hasta 12.000 para el masticado.
parece mentira que todo "lo armado" se hubiese concentrado en el asunto de la coca. por ende cocaína.

El “Encuentro Plurinacional” realizado en Cochabamba no pudo ocultar su verdadera naturaleza de mitin cocalero, incluyendo entre sus propuestas o directivas la elevación de la extensión de los cultivos legales de coca a 20.000 hectáreas.
Si quedaba alguna duda sobre el auténtico trasfondo de la mal llamada “Cumbre Social”, esta es la prueba definitiva.
La legalización de las 20.000 hectáreas es a todas luces un despropósito, cuando las 12.000 permitidas por la legislación actual son más que suficientes para abastecer al consumo tradicional.
En realidad, de acuerdo a cifras del Centro Latinoamericano de Investigación Científica (CELIN), el mercado del “acullico” sólo está consumiendo la producción de 7.500 a 8.000 hectáreas, razón que explica por qué el gobierno de Evo Morales sigue difiriendo el estudio estadístico oficial sobre el tema.
Actualmente, el total de cocales de Bolivia suma de 31.000 (Naciones Unidas) a 35.000 hectáreas (Departamento de Estado norteamericano). Si cruzamos estos números con el dato aportado por el CELIN, tenemos que los cultivos destinados a proveer de materia prima para la fabricación de cocaína suman de 23.000 a 27.500 hectáreas.
Queda claro que lo que se pretende con la flexibilización es “blanquear” una importante cantidad de cultivos de coca-para-cocaína.
La “propuesta” de la Cumbre también incluye la legalización de la coca en varias zonas del Chapare. Región que, además de ser el bastión político del presidente Morales, desvía el 95% de su producción a la fabricación de droga, según informes de la ONU.
El pacto del “Encuentro Plurinacional” va quedando en evidencia: más territorio y carta blanca para los cocaleros y más poder represivo para la burocracia que los representa en el poder.
La rosca “cocalero-burocrática” ya ha perdido sus máscaras y de nada valen las simulaciones sobre un próximo combate al narcotráfico con derribos de avionetas y radares, cuando al mismo tiempo se facilita de manera masiva la producción de materia prima…
notishots@gmail.com