Páginas vistas en total

martes, 13 de septiembre de 2011


Rudy D`Alencar nos ofrece una crónica completa desde Yucumo donde la policía ha sido trasladada con la orden de impedir que la marcha llegue a La Paz.


“El principal objetivo de la Policía es evitar el avance de la marcha indígena”, aseguró el Cnel. Carlos Flores, vocero del contingente de seguridad de la Utop que llegó a Yucumo el sábado, donde un grupo de campesinos aguarda el paso del movimiento originario con un bloqueo. Mientras tanto, el Gobierno confirmó la reapertura de diálogo con los marchistas en La Embocada, a la cabeza del canciller David Choquehuanca.
Cuando se han cumplido 29 días de marcha en defensa del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis), la Policía, entidad que depende del Ministerio de Gobierno, ha definido contener el avance de los marchistas para prevenir enfrentamientos con los colonizadores que obstruyen el puente San Lorenzo de Yucumo, en rechazo a cinco de los 16 puntos del pliego petitorio del movimiento indígena.
“Debe primar el bien mayor que es velar por la integridad de las personas”, argumentó Flores para explicar su estrategia. El bloqueo persiste en el puente San Lorenzo de Yucumo, se permite el tránsito de vehículos pero de forma irregular cada dos horas. El vocero de la institución verde olivo dio estas explicaciones, mientras que una patrulla atravesaba el corte de ruta para dirigirse a su cuartel de operaciones, en la comunidad de Limoncito, ubicada a cuatro kilómetros del campamento de los marchistas, entre La Embocada y Yucumo. 
Por la mañana, una comisión de la Policía se reunió a puertas cerradas con la dirigencia de la marcha en La Embocada. Se ofreció garantías y seguridad a los marchistas, pero no se garantizó la libertad de transitar por Yucumo hacia La Paz. Mientras eso sucedía, otro grupo de uniformados desarrollaba ejercicios de contención para evitar el avance de la marcha indígena.
La justificación es que de esa forma prevendrán enfrentamiento entre colonizadores y originarios, según Flores.
A esa misma hora, el presidente Evo Morales, desde un acto en Quillacollo, negaba que el Gobierno persiga a los dirigentes de la marcha indígena para reprimirlos, más al contrario, aseguró que sus ministros persiguen la marcha para dialogar.
Sin embargo, Fernando Vargas, presidente de la subcentral del Tipnis, denunció que la Policía había tomado partido y que con su ‘estrategia’ solo refuerza el bloqueo de los campesinos colonizadores de la federación de interculturales.
Alberto Miranda, dirigente de la Federación Departamental de Colonizadores Interculturales de La Paz,  aseguró que no hay animó de pelear con los indígenas y que se puede levantar el bloqueo si es que se aclaran algunos puntos del pliego de demandas de la marcha. “La reunión con el compañero Choquehuanca es buena señal, veremos qué pasa”, expresó.
En San Isidro de La Embocada, los caminantes aguardan para hoy la llegada de la comisión ministerial conformada por Choquehuanca, el ministro de la Presidencia, Carlos Romero y el ministro de Obras Públicas, Walter Delgadillo.
El comité político de la marcha ha manifestado tener expectativa de que este diálogo con Choquehuanca, ‘de indígena a indígena’, ayude a zanjar el conflicto desatado por la aprobación de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos sin el consenso de la subcentral originaria del Tipnis para el trazo del tramo dos de esa vía.
Desde la sede de Gobierno, el ministro Carlos Romero confirmó que la comisión de alto nivel llegará hoy al campamento indígena a las 10:00 para reanudar el diálogo.
Por su lado, Adolfo Chávez, presidente de la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob), manifestó que si Choquehuanca no trae propuestas diferentes, la marcha continuará su caminata a La Paz y pasará Yucumo de forma pacífica.
“Solicitamos al Fiscal del Distrito que haga una requisa en el campamento de la marcha y en el bloqueo”, sostuvo Chávez, que hizo el requerimiento para que se verifique que originarios y colonos no porten armas.
La presidenta de la Confederación Nacional de Mujeres Indígenas de Bolivia (Cenamib), Justa Cabrera, denunció que el mismo sistema usado en Pando, de cavar zanjas, es para provocar violencia. “(Quieren) hacer ver que nosotros somos los que estamos atacando y tener un pretexto para matarnos”, alertó.
De otro lado, se conoció que el Consejo Misionero Indígena de Brasil, dirigió una carta a Luciano Coutinho, presidente del Banco de Desarrollo Social (Bndes), para exigir la suspensión inmediata de los fondos para el proyecto de construcción de la carretera por el Tipnis.
   Para saber   
Guaranies
Anuncian bloqueo de camino 
La Nación Guaraní estableció plazo hasta el jueves al presidente Evo Morales para que inicie el diálogo con los marchistas que se dirigen a la ciudad de La Paz, en rechazo a la construcción del tramo dos de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos por el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis), caso contrario anunció que iniciará un bloqueo de caminos.
Caranavi
Cocaleros apoyan al Gobierno 
El dirigente de la Federación de productores de la hoja de coca de Caranavi, Juan Cachaca, amenazó con otro bloqueo en la región paceña si no se consolida el diálogo entre el Gobierno y los indígenas que defienden el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure. Según el dirigente, la decisión fue consensuada con los productores de hoja de coca de la provincia norteña.
Garcia Linera
Insiste en el proyecto político
El vicepresidente Álvaro García Linera advirtió de que Organizaciones No Gubernamentales (ONG) se aprovechan de dirigentes de la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob) y del Tipnis para formar un partido político. Reiteró su preocupación por la intransigencia de los dirigentes que tienen, supuestamente, un proyecto político partidario financiado por las ONG.
    En la jornada    Yucumo. A Yenny Villca le da lo mismo que la marcha indígena pase por Yucumo. Ella vende bebidas en el mercado de ese pueblo y cree que el corte de ruta perjudica al pueblo, pues deja mala imagen con el resto del país. “La mitad de los bloqueadores son de La Paz, nosotros no queremos peleas”.

Apoyo. Erbol informó que los pobladores de Yucumo apoyan que la marcha indígena pase por ese lugar, pero que son colonizadores de otros pueblos los bloqueadores.
Intelectuales piden a Evo  solucionar en paz la protestaIntelectuales y personalidades de la talla de Waldo Albarracín, exdefensor del pueblo, Tonchi Antezana, cineasta y premio nacional de Cultura, los escritores Xavier Albó y Homero Carvalho, el historiador Isaac Sandoval, Amparo Carvajal, fundadora de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos, Nicolasa Machaca, nominada al premio Nobel de la Paz en 2005, Álvaro Puente, Gustavo Pedraza, entre otros, además de organizaciones de periodistas y de la sociedad civil, dirigieron una carta pública al presidente Evo Morales para pedirle que abogue por una solución concertada y lejos de enfrentamientos violentos contra la marcha indígena.
“Estamos convencidos deque es deber del Gobierno, de los indígenas, de aquellos que no están de acuerdo con la movilización, y de la sociedad en su conjunto realizar los mayores esfuerzos para evitar enfrentamientos que podrían tener graves consecuencias que dañarían nuestra convivencia pacífica y democrática”, expresan en la misiva.
En la carta indican al presidente de los bolivianos que la construcción de la carretera por el Territorio Indígena del Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis) “ha trascendido el plano de (la) reivindicación sectorial para convertirse en una preocupación de diversos sectores de la población, por tratarse de un área protegida que a la vez es un territorio indígena originario, amparado por leyes nacionales y convenios internacionales vigentes”.
En ese sentido, recuerdan al mandatario que la Constitución Política del Estado garantiza el ejercicio de las libertades y derechos individuales y colectivos ‘irrestricta e incondicional’, que “incluye el derecho a la marcha indígena de continuar sin bloqueos ni acosos de ningún tipo”.
Asimismo, establecen que quienes objetan las demandas y móviles de la movilización indígena tienen todo el derecho a expresarlo, pero ninguno a impedir su paso, y menos a ejercer violencia alguna en su contra. Los intelectuales expresan a Morales sus convicciones de que en un diálogo amplio, franco y constructivo es la vía para solucionar el conflicto.