Páginas vistas en total

miércoles, 8 de junio de 2011

OPINION reclama en forma enérgica por soluciones ante el inminente aumento del caos vehicular por la Ley de Evo legalizando el contrabando


El caos se extenderá y será mayor en toda la ciudad. 

Las autoridades deben pensar en soluciones porque el problema será muy grave para las actividades cotidianas.
La mayoría de los criterios de expertos y de ciudadanos coinciden en expresar que la nacionalización de miles de vehículos motorizados que se acogerán a la Ley de Amnistía, ocasionará una serie de problemas en el ya conflictivo parque vehicular en las ciudades del país.

No hay duda que un aumento de vehículos, que se prevé circularán por las calles de la ciudad de Cochabamba y de otras del eje troncal, causará un mayor congestionamiento y problemas para las personas que caminan por calles, avenidas y plazas.

En lo que respecta a la ciudad de Cochabamba, que en términos de proximidad nos interesa, se tiene que empezar a encontrar soluciones ante semejante problema y las autoridades del municipio, de Tránsito y de la misma gobernación, deben asumir el problema en busca de alternativas.

El actual tráfico de vehículos en la ciudad ya es casi demencial y se agrava mucho más en el centro de la ciudad. El problema puede ser analizado desde dos referencias concretas: una, evidentemente el aumento de vehículos y la pésima planificación en cuanto a la circulación de los mismos y la otra, una especie de “cultura” de la gente que conduce motorizados que buscan llegar al punto de sus diligencias, trabajo u otros compromisos en sus vehículos, es decir todos quieren confluir en el centro de la ciudad, donde siguen desarrollándose las principales actividades políticas, administrativas, judiciales, de comercio, abastecimiento y hasta educativas. El proceso de descentralización de la ciudad ha marchado durante los últimos años de manera muy lenta y por ello mismo, además de esa mentalidad que se resiste a caminar algunas cuadras para realizar sus actividades, casi todo se concentra en el casco viejo de la ciudad.

Cochabamba y los cochabambinos estaremos dentro de poco ante un problema de enorme magnitud concerniente a la circulación de vehículos por las calles y al derecho que tienen las personas de transitar con un mínimo de seguridad para su integridad física y de condiciones ambientales más o menos adecuadas.

Aunque no existe un censo reciente sobre el número de motorizados que circulan por la ciudad, se conoce que por los menos 144 mil movilidades salen a diario a las calles, si sobre este número se añaden otras 30 ó 40 mil, es fácil colegir que el actual problema que enfrentan los cochabambinos todos los días en las calles será insoportable.

¿Qué harán las autoridades ediles ante el problema que se presentará en poco tiempo más en la ciudad? ¿Existen planes, aunque sea a nivel de perfil de proyecto, para enfrentar la situación? Tienen que hacer algo, porque quedarse de brazos cruzados esperando resultaría una actitud irresponsable ya que los problemas por muy complicados que sean deben ser enfrentados con la debida anticipación.

Las autoridades deben estar conscientes que el caos de vehículos en las arterias de la ciudad, ya no sólo en las centrales, se extenderá a casi toda la ciudad agobiando la vida de los cochabambinos y el ejercicio regular de las actividades cotidianas de las personas.

Habría que empezar a pensar en soluciones aunque sean parciales, como restricciones de circulación de vehículos mediante el número de placas como ocurre en La Paz y otros países, limitar el ingreso de vehículos públicos a calles céntricas, habilitar áreas de estacionamiento, reorganizar las líneas de transporte y otras medidas que deben ser desarrolladas por especialistas.