Páginas vistas en total

jueves, 12 de mayo de 2011

Fundación y Futuro de FEICOBOL
Mauricio Aira
Si parece ayer cuando gobernaba Bánzer y Humberto Coronel era el muy activo Alcalde Municipal de Cochabamba ciudad que celebraba los 400 años de su fundación como ciudad de la Colonia. Acto central del recordatorio el corte de la cinta de ingreso a la Feria Internacional en su versión Número Uno. Hacía pocas horas que se había concluido el asfaltado del velódromo que circundando Alalay nos transporta a la entrada principal del inmenso campo cedido por la Familia Salazar con el exclusivo fin de destinarlo a la Feria que convocaba a lo más granado de la industria, comercio, turismo, hotelería, transporte y servicios que habían estado trabajando febrilmente en los stands que surgían de un día para otro según Alfonso Rojas Moncayo su gerente “como por obra de magia”.
Empotrar en la memoria los nombres de sus impulsores. El Comité IV Centenario constituido por autoridades e instituciones, que había delegado a la vez a un equipo muy joven de ejecutivos como Hugo Galindo, Roberto Peña, Javier Rodríguez  representantes del empresariado, la industria y el comercio para llevar adelante la tarea. Carlos Saravia Goitia predecesor de Coronel había iniciado las gestiones que culminaban hoy en ceremonia presidida por su ministro René Bernal enviado por el Presidente. Se había logrado contratar un funcionario experimentado en la Feria de Santa Cruz que se adelantó con algunos años cosechando gran éxito digno de imitar. Las entidades nombradas no escatimaron medios logrando el concurso de 300 exponentes, la construcción de 4 pabellones, un bóxer, varios stands externos y toda la infraestructura que requiere un campo ferial moderno. Demás está mencionar el enorme entusiasmo con que los comunicadores y el pueblo soportaron el evento.
Hoy según Eunice Achá responsable de la versión XVIII se ha tenido 1.100 participantes, de 28 países y fue visitada por 303 mil personas, qué comparación con la primera que si mal no recuerdo llegaron a 60 mil, las citas de negocios han sido caso 9 mil que significaron un compromiso de inversión de 34 millones de dólares que justificaría la inversión de millón y medio de dólares en mejoramiento de la infraestructura cuyo retorno se espera dentro de 6 años.
Concepto moderno de Feria implica sectorizar su presentación en ésta época de globalización y premura. No se dan ya las ferias mastodónticas para reunir en una sola bolsa todas las actividades productivas de un conglomerado. Son cada vez más populares ferias de Industria, de Tecnología, del Medioambiente, del Libro, de Medicina y Medicamentos, de Deportes y de Ocio, Educacional o Desarrollo del Saber, Agrícolas y Ganaderas etc., que se programan a lo largo de un período calendarizado según sea la conveniencia cada año o cada dos años como fue en un principio de ahí que recién se da la Feria XVIII a lo largo de casi 40 años de existencia.
Sectorizar la Feria tiene sus grandes ventajas porque acelera el desarrollo y la competencia entre las empresas. Veamos el caso del turismo, con tantas unidades empresariales de todos los sectores que participan en el rubro, Cochabamba podría ofrecer algo grande, novedoso, moderno y participativo porque el turismo se está extendiendo por todo el departamento, es más si FEICOBOL asume la iniciativa podría auspiciar una Feria Turística Nacional de evidente trascendencia.
Otro renglón a explotar sería la Feria Agrícola, Avícola Ganadera actividad productiva que de hecho caracteriza a Cochabamba desde siempre y que podría mejorar su perfil, confirmando su viejo título de ser “el granero de Bolivia”. Además los costos bajan, los servicios mejoran, el retorno de la inversión se acelera. A partir de un mismo staff administrativo y técnico las ferias sectoriales una cada mes, por ejemplo ahora y más adelante una cada tres semanas podría significar la creación de puestos de trabajo estables, profesionalización del personal y la creación de mercados especializados para cada rubro, tal como ocurre en otras urbes.
En tal caso, la zona de Alalay tendría que proyectar en su inmediato entorno hoteles, servicios de transporte y comunicación, sucursales bancarias, otros varios que harían del campo ferial una verdadera ciudadela como resulta siendo en los hechos cuando se abre el tiempo de la feria oficial.
(El autor fue Secretario Ejecutivo del Comité IV Centenario de la Fundación de Cochabamba)