Páginas vistas en total

sábado, 11 de septiembre de 2010

Capobianco pincelea la historia de una España de Reyes...

Cuando el Tcnl. Tejero Molina y sus huestes irrumpieron en el Congreso de los diputados para restaurar la dictadura franquista, Juan Carlos de Borbón, ostentando sus medallas de Comandante de todos los ejércitos de España, apareció en las pantallas de TV ordenando el repliegue de los golpistas y el respeto y sujeción de los militares a la voluntad soberana de los ciudadanos. ¡Fue un acto políticamente brillante!
Los españoles salieron a las calles vitoreando a la democracia y dando vivas al Rey, que, desde entonces, junto a su familia representan la unidad del Estado español en el marco del respeto a una Constitución aprobada por consenso que acaba de cumplir medio siglo de vigencia.
Una guerra civil cruel y sangrienta, con millares de muertos y 40 años de dictadura, era el pasado de pesadilla que tres generaciones de españoles vivieron en cárceles y exilio, y en el año del frustrado golpe de Estado vivían con intensidad el proceso de transición a la democracia.
Medio siglo de proceso. Hoy, el Reino de España es una de las democracias más avanzadas del planeta y una de las economías más sólidas de la Unión Europea (UE) sustentada en un sistema político tripartito y plural, a pesar de mantener como factor de unidad y de continuidad históricas una monarquía funcional a los objetivos del ‘proyecto español’ de todos y para todos.
No es una República, es un reino, pero que se sustenta en valores y principios de la democracia universal en sintonía con la filosofía del pensamiento republicano y de sus estructuras, consonantes con la división e independencia de poderes tal como fue concebida por el inmortal conde de Montesquieu.
Como expresión de su proceso de medio siglo de construcción democrática, España vive en la actualidad el auge de sus victorias en el deporte y en la diplomacia europea y mundial a favor del respeto a los derechos humanos y a la convivencia pacífica entre pueblos y naciones.
Así lo ha demostrado en el complejo accionar diplomático para mejorar las relaciones de la UE y el Gobierno de la Revolución Cubana, incluyendo la liberación de los disidentes presos políticos en la isla.
En los deportes ya se ha dicho todo, la ‘furia roja’ en primer lugar y el fútbol millonario, pero de excelencia, concentrados en el Real Madrid y el Barza, y en campeones de la talla de Rafa Nadal, en el tenis, y otros en otras disciplinas del deporte universal.
Tal vez donde España ha mostrado sus mejores méritos es en haber rescatado la Política con mayúsculas y logrado un nivel extraordinario de forma y contenido, que son referencias ineludibles en el mundo actual de la política y la democracia modernas.
La pluralidad en la economía se refleja en el nivel de sus partidos históricos: el PSOE, de centroizquierda; el Partido Popular, de centroderecha, y la Izquierda Unida, minoritaria pero representativa.
Tiene 17 comunidades autónomas denominadas Generalitats con competencias y presupuestos aprobados en el Congreso.
La España de reyes, infantas y princesas, un proceso que amerita ser estudiado y tal vez comparado con otros que tienen el rótulo de democracia, pero que atentan contra ella todo el tiempo.

* memocapobianco@gmail.com