Páginas vistas en total

miércoles, 13 de agosto de 2008

coca-cocaína "el circuito de nunca acabar" LT se refiere a la presencia en Palacio de funcionario USA. Son reflexiones de oro, que los gobernantes deberían asimilar

De atenerse a la declaración del Secretario Asistente de Estado para Asuntos de Narcóticos de los Estados Unidos en el sentido de que Bolivia viene cumpliendo con su meta propuesta de erradicación de la coca, aunque paralelamente los cultivos de la hoja son cada vez más numerosos, como lo hiciera constar el último informe de la Organización de Naciones Unidas, habrá que convenir en que estamos ante un circuito de nunca acabar y en que la búsqueda de consenso entre el gobierno del Movimiento al Socialismo y los productores para una reducción voluntaria de las plantaciones, es una ficción, máxime si al mismo tiempo la frecuencia y volumen de los decomisos de la droga, hablan del auge de su elaboración, pese a que suele afirmarse que proviene del Perú y que nuestro territorio sólo sirve de lugar de tránsito de la mercancía.
No de otra manera se explica el contenido de la comparecencia del alto funcionario norteamericano ante los medios de comunicación después de haberse reunido con el Presidente de la República en La Paz ayer, ocasión en la que diplomáticamente reconoció el logro que aquella meta, sin empero ocultar su desconcierto y preocupación por el crecimiento de los cocales, haciéndose eco de lo sostenido por el organismo mundial y no de las evaluaciones propias de su gobierno, que siempre han existido y es de suponer que actualizadas al día.
En este orden, el visitante fue inclusive más allá al manifestar que el cuadro descrito llevaba a cuestionarse en torno del verdadero impacto de la erradicación, lo que resulta lógico si se considera que por una parte los cultivos disminuyen, pero por la otra crecen a la vez, por lo que no dudó en reiterar la voluntad de su país de trabajar estrechamente con Bolivia tanto en aquella tarea como en la lucha contra el narcotráfico. Y es que según el referido informe, elaborado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, la superficie de las plantaciones del arbusto en el territorio subió un cinco por ciento el pasado año, con lo que se alcanzó a las 28.900 hectáreas, cifra que en harto excede de lo que permite la ley.
Tal ampliación, como es de conocimiento público, se registra en los Yungas paceños y el Chapare cochabambino, abarcando hasta zonas reservadas, donde además se elabora la cocaína, que en unión con la peruana o no, es traficada hacia el vecindario. Otro tema abordado por el representante de la Casa Blanca y el Jefe del Estado fue el relacionado con el futuro de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), expulsada del Chapare el pasado mes de junio por los cocaleros, acción que en su criterio, no debió basarse en determinaciones privadas, sino tratarse entre gobiernos, sobre todo teniendo en cuanta que esa entidad proporcionaba a los labriegos opciones para transitar a una economía lícita y mejorar sus condiciones de vida.
Es de esperar que el gobierno masista haga una lectura correcta del trasfondo de lo dicho por el Secretario Asistente, en circunstancias en que la doble función de Presidente y líder cocalero que desempeña el primer mandatario, pudiera interpretarse como proclive a la permisividad oficial en favor del sector.

No hay comentarios: