Páginas vistas en total

viernes, 13 de junio de 2008

la Paz del Chaco 70 años después

quién podría créerlo que después de tanto tiempo se pudiera celebrar en Villa Montes, escenario de los últimos combates entre bolivianos y paraguayos, una conferencia de Paz, si bien conmemorativa y de escasa significación práctica, un encuentro de los presidentes de países hermanos que se vieron envueltos en la vorágine de la guerra del Chaco, absurda, cruenta, incomprensible que costó la vida nada menos que a 50 mil compatriotas y otro tanto o más de paraguayos que dejaron sus huesos en las candentes arenas del sureste boliviano.
me tocó nacer justamente el año de la Paz del Chaco (1938), de modo que apenas adquirí uso de razón y pude acumular en la memoria consiente los recuerdos de la postguerra se agolpan en mi mente de las canciones que cantaban los soldados que se habían pasado meses, si no años, algunos como Augusto Cuadros Sánchez los tres años de la guerra en el frente de batalla, "mañana me voy al Chaco boreal...cuando me vaya, cuando me ausente, a Dios negrita, vas a rogar por mí", y los relatos vívidos de los que volvían, "pudimos sobrevivir gracias a los orines que tomábamos a falta de agua", "fuímos hechos prisioneros porque no teníamos municiones para combatir", "por suerte salve la vida, porque los pilas me recogieron medio muerto de hambre y de sed". durante muchos años estuve oyendo fragmentos de historias incontables referidas por amigos y parientes allí en mi lejana tierra natal de Potosí. Cuántos testimonios oídos entonces!
sin embargo, no fue sino hasta la lectura de Masamaclay de Roberto Querejazu y sobre todo la enternecedora historia La Guerra del Chaco o los orígenes de la Revolución Nacional de don Augusto que pusiera en mis manos poco antes de su muerte, que pude englobar los retazos de historia, atar cabos y formarme un concepto aproximado a la realidad de aquel drama colectivo que vivió el pueblo boliviano.
del conocimiento detallado de las batallas de Aguarague, Fortín Arce, Argentina, fortín Ballivián, fortín Boquerón, Villa Montes (Caigua), Camatindi, Campo Vía, Capirenda, Cañada Strongest, Kilómetro Siete, Mandeyapecua, Nanagua, Picuiba, Parapetí, Pitiantuta, fortín Toledo, se pueden inferir al menos tres conclusiones contundentes a ésta altura de la historia: los mandos militares fueron los primeros responsables del gran desastre del Chaco, perdieron la guerra por su incapacidad, por su cobardía, por la falta de profesionalismo, y lo que es peor se hicieron "de los despojos de la Patria, ahí están David Toro, Germán Bush, Carlos Quintanilla y el deplorable Enrique Peñaranda de tan funesta historia. que hubo militares valientes, leales a su tropa y a la Patria también es cierto, apenas para justificar su existencia. no hay dónde perderse, la guerra fue el mayor desastre de la historia republicana, si alguno lo duda podría ver la rendición de Campo Vía miles de soldados rendidos al enemigo, sin disparar un tiro, cosa de no poder creérlo. desastre similares donde los soldados morían de sed por la imprevisión de los mandos en El Camen y Picuiba, cuyo desenlace llena de verguenza la historia de lo que todavía algunos llaman "las gloriosas fuerza armadas" que no pudieron ganar una sóla guerra. finalmente el gran culpable resultó Daniel Salamanca "hay que pisar fuerte en el Chaco" había sido su postura política desde el llano, más tarde presidente de la república, desencadenó las acciones de guerra y no paró hasta ser depuesto en pleno campo de batalla en el episodio que se conoce como "el corralito de Villa Montes" donde los mandos le arrancaron la medalla del Libertador y se la entregaron a Peñaranda...en fin episodio tras episodio, hasta llegar a la firma del tratado de Paz impuesto por el árbitro, el Gobierno Argentino cuando se avisoraba el desquite de las tropas que se atrincheraron en Villa Montes y se aprestaban a retomar el territorio perdido.
de ahí que hoy, cuando el presidente electo Fernando Lugo se reúna con Evo Morales, en la pretensión de mirar hacia adelante, olvidar los agravios y unirse para el futuro desarrollo de las regiones bajo la mirada del todavía jefe del Estado Duarte Frutos que entregará el mando el lunes 23 de junio, Bolivia y Paraguay tendrán que realizar los mayores esfuerzos para consolidar el desarrollo global con miras a la integración binacional y la recíproca cooperación. los estribillos de la canción patriótica concluyen "bravo soldado, chuquisaqueño, en tu divisa pecho de bronce van los tres unos del 111" (rememorando del Destacamento 111 del Regimiento Chuquisaca)

No hay comentarios: