Páginas vistas en total

lunes, 23 de junio de 2008

El prefecto (gobernador) del departamento de Cochabamba, el opositor Manfred Reyes Villa, propuso hoy convocar a elecciones generales en Bolivia si no prospera el proceso de diálogo abierto para zanjar la crisis política que vive el país. Antes de participar en Tarija (sur) en la reunión del Consejo Nacional Democrático (Conalde), que agrupa a los prefectos y dirigentes regionales opositores al presidente Evo Morales, Reyes Villa dijo a la radio Panamericana que es necesario encontrar una salida que resuelva los problemas del país. "Estamos dispuestos a lograr un acuerdo nacional que haga la paz que necesita el país", argumentó Reyes Villa al sostener que, si no se alcanza ese pacto, "habrá que tomar otra opción". Consideró que el referendo revocatorio, convocado para el 10 de agosto sobre la continuidad del presidente, vicepresidente y los prefectos, "no es la solución estructural" ni resuelve la "crisis de Estado" en Bolivia. El prefecto cochabambino agregó que el Conalde asumirá hoy "una posición concreta" sobre la situación del país. Insistió en que la mejor salida sería "la capacidad de lograr esa concertación que tanta falta hace" pero advirtió que, de lo contrario, habrá que ir "a una elección como desafía soberbiamente el Gobierno, todos en condiciones iguales y que se beneficie el país". Descartó que el revocatorio sirva para superar la crisis política y, por contra, dijo que no es conveniente "gastar tantos recursos económicos" en una consulta que, a su juicio, "no va a solucionar nada". Para Reyes Villa, ese referendo podía haber sido la solución en el momento político en que fue planteado, en diciembre pasado, pero hoy, tras la victoria de los estatutos autonómicos en cuatro regiones opositoras, parece un "recurso fácil" del presidente Morales. El Conalde se reúne hoy en Tarija después de que este departamento proclamara ayer la victoria de su estatuto de autonomía tras someterlo a referendo, como ya hicieron anteriormente Santa Cruz, Beni y Pando. Todas estas regiones están dirigidas por opositores a Morales, cuyo Gobierno desconoce esas consultas y los textos de autonómicos aprobados por considerarlos ilegales y separatistas.