Páginas vistas en total

domingo, 14 de octubre de 2007

El Alto tiene los mismos problemas que Cochabamba

si hablamos del tratamiento de la basura. a la vista que los costos por el almacenaje, recolección, transporte y procesamiento, además de la deposición de los desechos sólidos domiciliaries calculados en 25 dólares o más por tonelada, son realmente elevados y tomando en cuenta que El Alto produce más de 300 toneladas por dia, se tiene una cifra muy alta, que simplemente no puede ser pagada en forma indefinida, de aquí la actualidad de instalar tanto en El Alto, como en Cochabamba, una planta de incineración que alimentada por la basura, produzca energía para potencial la red eléctrica y hacer redituable su explotación.
Hoy en dia las municipalidades tienen que pagar un precio cada vez mayor por todo el servicio del manejo de los desechos, con el proceso de incineración, esa misma basura convertida en electricidad se vende a precio de oro, al contado y sin mayor trabajo que instalar su generación a la red que alimenta la industria, el servicio eléctrico a la población, y atiende la demanda de oficinas y domicilios.
Sin embargo, el costo de una planta se estima que no puede ser menor a los diez millones de dólares que se pagan con la explotación del servicio. En otras palabras los costos de instalación y arranque son elevados, aunque el mantenimiento posterior se minimiza y puede ser atendido con poco personal.
Es conocido que cada persona, comercio, taller o fábrica produce desperdicios que se tienen que eliminar los que se clasifican por resíduos domésticos, residenciales, de horar y con papel, plástico, vidrio, ropa, latas, electrodomésticos, restos de comida. Los comerciales son producidos por negocios de todo tamaño, cartones de empaque, cajas, papel, suministros de oficina, mercaderías. Los resíduos de jardinería y madera que conocemos como escombros son generalmente más voluminosos y su costo de recolección y transporte es mayor, por lo que muchas comunas descargan sus costos, afectando a los productores, que son responsables de su producción.
Está claro que los residuos industriales deben correr a cuenta de la empresas como un costo legítimo de su producción, arena, cenizas, papel, madera, chatarra, resinas, aceites, ácidos. Los peligros son materiales que puede causar daño humano, a la propiedad o al medioambiente y los inspectores de higiene tienen que estar muy bien preparados para detectarlos, hacerles un seguimiento y asegurarse de que se depongan en los sitios de descargue. Las alcaldías tienen que provéer información amplia, sencilla y oportuna sobre el orden que deben imprimir al tratamiento de los desechos desde la escuela, los sindicatos, los cuarteles, los centros de educación de adultos, y la universidad.
Hemos expuestos algunas ideas de un tema, que ha dejado de ser materia para los expertos y se convierte en prioridad educativa, especialmente ahora que tanto en Cochabamba como en El Alto, las autoridades municipales están dejando de politizar el tema, convertido más bien en motivo de preocupación de todos los ciudadanos.
(Podrán encontrar gráficos y mayor información en nuestro blog Energía. Hambre. De todo un poco)

No hay comentarios: