Páginas vistas en total

miércoles, 9 de mayo de 2007

De nuevo Cochabamba deja oír su voz. Nada menos que 80 organizaciones vivas están en pie de combate cívico para reclamar lo que se considera un olvido de parte del Gobierno Central. En efecto, los recortes efectuados por el Ministerio de Hacienda de partidas ya asignadas en el presupuesto han provocado fastidio, porque expresa la falta de voluntad política para resolver en justicia las múltiples necesidades de la región. Al primer objetivo se han sumado otros como la obtención de recursos para poner en funciones el gasoducto Carrasco-Cochabamba que inexplicablemente no está operando, la falta de recursos para fortalecer al Lloyd Aéreo Boliviano puede significar a corto plazo la paralización de una actividad que está unida a la historia, a la tradición, al ser cochabambino. No se atiende con los medios suficientes los planes del gobierno departamental en materia de carreteras y ferrocarriles, ni se han creado suficientes items para la salud y la educación en la proporción del crecimiento vegetativo de la población, no existe respeto al profesional cochabambino y se lo posterga dando preferencia a médicos, funcionarios técnicos, consultores del exterior, tampoco se promociona el desarrollo regional en la medida de otras regiones. Los recursos disponibles no permiten atender la explotación de nuevas áreas gasíferas con peligro de una disminución de la producción de los pozos actuales. Si ésas reivindicaciones no son atendidas, Cochabamba paralizará sus actividades a partir del martes 15 de mayo. Al principio por 24 horas, luego por 48 y finalmente en forma indefinida, pese a las pérdidas y los peligros que ello representa.