Páginas vistas en total

jueves, 23 de julio de 2015

de todos los tiempos. Potosí siempre ha estado reclamando a los Gobierno. el cronista nos recuerda una gestión ante Hernán Siles quién atendió personalmente a los potosinos en el mismísimo palacio presidencial. qué diferencia! testimonio histórico



La impagable defensa de intereses potosinos

Mauricio Aira


Es que en todos los tiempos Potosí ha defendido sus intereses, aunque muchas veces sin el resultado apetecido. La historia resulta ya larga desde cuando enarboló la bandera de la Federalización, como salida ideal a sus aflicciones de orden práctico hasta cuando el Gobierno de entonces persiguió a sus líderes y les infringió castigos.
Concluido el primer Gobierno de Paz Estenssoro Potosí despertó a una triste realidad. Se habían dictado las grandes medidas como la Nacionalización de Minas, la Reforma Agraria y la vigencia del voto universal y el pago de salario por el trabajo de la tierra, la situación del minero y del campesino había mejorado ostensiblemente, pero Potosí como antes, sin el beneficio de regalías por la exportación de sus cuantiosos minerales, no disponía de recursos para su desarrollo.
Por aquellos años el movimiento cívico adquirió nuevos bríos se produjo el entronque de sus organizaciones vivas, los mineros, la universidad, los intelectuales, los comunicadores y fundaron el Comité de Defensa de los Intereses de Potosí (CODEIPO) que decidió una huelga general no sin antes desplazar una delegación ante el recién estrenado Presidente Constitucional Dr. Hernán Siles Zuazo con todos los poderes de negociación de un petitorio mínimo. Algunos de sus líderes viven todavía como Oscar Bonifaz, Enrique Bacinello, Mauricio Aira mientras Simón Reyes, Tomás Delgadillo han fallecido. Cinco responsables llegaron al Palacio de Gobierno y demandaron entrevistar al Dr. Siles quién de inmediato dispuso una primera reunión en que formulamos el petitorio.
Munido de una enérgica recomendación para los medios como El Diario, Radio Amauta (de gran sintonía en Potosí) me presenté ante su Director Genaro Saavedra Pérez, al verme soltó una sonrisa amable “Qué quieres hijo?” realizar una trasmisión diaria de 5 a 10 minutos para informar del curso de las negociaciones con el Gobierno. De esta comunicación en Potosí tomarán cadena las radioemisoras y se decretará el Paro General e Indefinido de ser preciso. Puedo afirmar que el cronista era “un pichón de 16” secretario de los trabajadores de Radio, me habían designado representante de la prensa en el Comité y los pocos periodistas, corresponsables de 3 o 4 medios, me habían acreditado como su delegado en la Comisión.
Genaro Saavedra un gran periodista ya mayor, nos dio pleno respaldo y decidió ipso-facto, disponer del tiempo necesario para las trasmisiones que empezamos el primer día de llegar a La Paz, me tocó alojarme en una misma habitación con Simón Reyes, sucesor de Juan Lechín en el liderazgo de la famosa Central Obrera, cordial y entretenido secundó mis intervenciones ante Siles en la Sala del Gabinete, claro está que los principales negociadores fueron Bonifaz, Delgadillo y Bacinello que llegó a Senador y hoy vive en California, USA. Sin duda que la atención del Jefe de Estado que nombró al entonces Ministro Secretario Guillermo Bedregal para atendernos con los trámites detuvo el paro y logramos, según puedo recordar el 80% de nuestro cometido.
Relato estos detalles de una gestión potosinista para destacar primero que Potosí unido, es decir todas sus fuerzas vivas puede lograr buenos resultados. Segundo, que la lucha por la reivindicación no ha terminado. Solemos comparar a Potosí como a la Cenicienta del cuento, que se lleva la peor parte hasta la aparición del Príncipe Azul, que tenga la capacidad y la voluntad de atenderla y darle el remedio para su mal. De modo que los 22 puntos de la agenda de hoy, pactada hace tiempo con el Presidente Morales, no son discutibles sino en su forma de ejecución.
Reconocer que construir un aeropuerto de carácter internacional para promover el creciente turismo a sus atracciones como el Salar de Uyuni, las Lagunas, y el Potosí Colonial, resultará costoso, cierto. Aunque los gastos fastuosos de Evo en proyecto de dudosa rentabilidad, justificarán plenamente esta inversión. Y la fábrica de cemento, si existe el yacimiento ¿porqué no instalar la maquinaria? Además, como nos lo demostró COBOCE en Cochabamba, el proceso es lento y el mercado se gana según la oferta que tendrá que ser progresiva. En fin, no es propósito entrar al detalle del pliego, porque estamos seguros que los potosinos no son tontos y si piden algo es que están seguros de su factibilidad.