Páginas vistas en total

lunes, 13 de abril de 2015

Costo Klaric bien conocido en el mundo de la aviación, no ha dejado de preocuparsel desde que lo conocimos al menos 50 años atrás. admirable su memoria y la precisión de sus recuerdos que son partes vitales de la historia de la aviación comercial boliviana.

Escribí y se escribió mucho sobre estas empresas y en particular del Lloyd Aéreo Boliviano, empresa que más orgullo nos dio a los bolivianos en el exterior por su servicio, su antigüedad (la tercera más antigua del mundo) la primera en traer y volar con cabina ensanchada con el Airbus 310 en América Latina, siendo también uno de los primeros latinos y piloto boliviano en tener el certificado de tripulante de esta aeronave el Cap. Alfonso Canedo Trigo el año 1992 volando como comandante junto el Cap. Martínez en la ruta Santa Cruz- Santiago. 

Posteriormente también trajo los primeros Boeing 727/100/200 y fueron los primeros en volar en América Latina con los wing lets siendo la primera aeronave CP 861 que llegó en marzo del 1970 al mando del Cap. Máximo Salazar(+). Siendo junto con AeroSur de las pocas empresas en el mundo que no tuvieron accidente fatal hasta el cierre de sus operaciones. Creo que no existe un solo boliviano mayor de 30 años actualmente que no extrañe al LAB que era una empresa que cuando llegaban sus aeronaves a cualquier destino en el exterior apenas uno entraba en ella se sentía como en su tierra. Del LAB se podría escribir para llenar varios libros de su historia de lo que ocurrió tanto en vuelo como dentro la empresa.

Tuve la suerte de entrar casualmente a ésta porque trabajaba en el punto 4 y me mandaron de contraparte de ellos con la North Central que vino supuestamente a asesorar al LAB y desde 1968 hasta que trajeron el 1011 Lloocket que me opuse por su elevado costo de operación dejé esta empresa. Quiero aclarar que durante la gestión de la VASP que entre paréntesis yo me opuse en varios artículos que el LAB sea privatizado, yo estaba trabajando en la DGAC como director internacional contratado por OACI. 

En los varios años que estuve en el LAB como director suplente nunca firmé ni un solo cheque o menos podía autorizar un solo pasaje libre y menos nombrar o colocar un solo empleado. Lamentablemente esta empresa se fue a la quiebra por el capricho de algunos tripulantes que se hicieron llevar de falsas promesas de un dirigente de ellos mismos. AeroSur fue la primera empresa en el país en volar con un Súper Jumbo como era el 747 y posteriormente con uno de última tecnología como era el famosos Súper Torísimo 747/400 para el que fueron capacitados los tripulantes por el extripulante del LAB Cap. Ramiro Estrugo profesional con mucha capacidad. Empresa que cerró sus actividades supuestamente por deuda de impuestos al Estado. 

Tanto en esta empresa como en el LAB, mi misión era hacer acuerdos con otras empresas aéreas y buscar nuevas rutas como la que se hizo, con mucho éxito, volando de Miami a la Habana.