Páginas vistas en total

martes, 25 de marzo de 2014

al menos CINCO importantes organizaciones reunidas en Cochabamba, mantuvieron un coloquio sobre Mega Empresas de Brasil que operan sobre el Rio Madera, y el impacto provocado en territorio boliviano durante las últimas semanas. las conclusiones bien merecen nuestra atención y análisis por su innegable valor.

COLOQUIO “MEGAREPRESAS BRASILERAS SOBRE EL RIO MADERA Y SU IMPACTO EN TERRITORIO BOLIVIANO”

El día Martes 11 de Marzo, en el Auditorio del Colegio de Arquitectos, la  
Sociedad de Geografía, Historia y Estudios Geopolíticos (SGHEG), el Comité Cívico Femenino de Cochabamba (CCFC), la Asociación de Ingenieros Eméritos ACIEME, el Comité de Defensa del Medio Ambiente CODAC, y SOMOSSUR, convocaron a la ciudadanía a participar en el coloquio informático “CONSECUENCIAS DE LAS MEGAREPRESAS DE JIRAU Y SAN ANTONIO CONSTRUIDAS POR EL BRASIL SOBRE EL RÍO MADER”

Con la asistencia de 40 ciudadanos y 70 estudiantes, se trató la problemática de la cerca de la frontera de nuestro país, y la inviabilidad del proyecto boliviano de Cachuela Esperanza, entre otros temas.

En la iniciación del acto, la presidenta del CCFC Oriette Soria de Revollo, se refirió a la preocupación en torno a esa temática y a la necesidad de contar con informes debidamente documentados sobre la misma.

El doctor Gastón Cornejo Bascopé, presidente de la SGHEG, hizo conocer que según informó el ex ministro del Medio Ambiente, Pablo Ramos, pese a que en el año 2006 los gobiernos de Bolivia y Brasil rechazaron las obras de construcción de las mega represas de Jirau y San Antonio en base a estudios científicos que demostraron la gravedad de sus posibles impactos ambientales y humanos, las mismas prosiguieron hasta entrar en funcionamiento causando graves daños en los departamentos del Oriente del país, particularmente Beni y Pando.

Por su parte, la licenciada María Lohman, directora de SOMOSSUR,  hizo conocer un informe del investigador del Instituto Hidráulico y de Hidrología de la Universidad Mayor de San Andrés de La Paz, Jorge Molina, se presentó el video de CEADISC, y se distribuyó, para su amplia difusión, un  material muy apreciado por los asistentes y las decenas de jóvenes interesados en el tema, en sentido de que los grandes problemas del proyecto boliviano de Cachuela Esperanza son la producción de energía a muy alto costo y las enormes proporciones de sus daños ambientales.

Se añadió que según la Plataforma Energética los efectos nocivos de ese proyecto sobre el medio ambiente y la biodiversidad serán la alteración y la pérdida del caudal del río Madera, la pérdida de vegetación en la zona de las obras, obstáculos a la migración del ciclo natural de los peces y la extinción calculada en 700 especie, así como la pérdida de aves y mamíferos.

Con respecto a los impactos a nivel social se mencionaron la reubicación de hogares, la pérdida de tierras agrícolas, la pérdida de bienes patrimoniales y, sobre todo, el aumento de las enfermedades tropicales.

Ante la magnitud de esos problemas se propuso solicitar al Gobierno que se enjuicie a los consorcios de las mencionadas mega represas  y que se realice una auditoría ambiental internacional específica, procesada ante un Tribunal Internacional del Medio Ambiente que podría ser de la Organización de Naciones Unidas, en base a los documentos y estudios múltiples elaborados durante las dos gestiones pasadas

Los asistentes al coloquio coincidieron en la necesidad imprescindible de que el Gobierno haga conocer todos los informes existentes al respecto y que se realicen los estudios complementarios que fueran necesarios para establecer fehacientemente los verdaderos alcances del impacto ambiental de los mencionados proyectos y prever todas consecuencias.                

CONCLUSIONES DEL COLOQUIO.

1º.- Que el Gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia, demande a las empresas privadas constructoras de las Mega represas Jirau y San Antonio, mediante la Cancillería, y reclame la correspondiente compensación e indemnización por los daños humanos y ambientales comprobados en territorio boliviano en base a la documentación existente denunciada por ex autoridades del Ministerio del Medio Ambiente. 

2º.- Que los estudios recientes que cursan a nivel de Estado, como aquellos elaborados en los años 2006-2207, sean dados al conocimiento de  la opinión pública; particularmente a las instancias profesionales e instituciones para los fines de lograr una AUDITORIA AMBIENTAL INTERNACIONAL específica, y el proceso ulterior ante un Tribunal Internacional del Medio Ambiente en Naciones Unidas.
3º.- Que la misma instancia gubernamental solicite la asesoría de respetables instituciones del exterior como GREEN PEACE y otras.

4º.- Que los proyectos hidroeléctricos de posibles represas nacionales: Cachuela Esperanza, Bala, Guayaramerín, tengan los correspondientes avales técnicos, estudios de impacto ambiental y respeto previo a la normativa  de Acuerdos internacionales OIT, NNUU etc.  

5º.- Que las instituciones patrocinadoras del presente Coloquio Informativo hagan llegar a todos los pueblos del Oriente boliviano actualmente inundados y en situación de “Desastre” ambiental, la necesaria adhesión a su solicitud de amparo nacional, reconstrucción de sus viviendas, protección de la salud, dotación de los servicios básicos, asistencia económica y ganadera, desesperadamente requeridos.

·        COMITÉ CÍVICO FEMENINO.
·        SOCIEDAD DE GEOGRAFÍA HISTORIA Y ESTUDIOS GEOPOLÍTICOS.
·        COMITÉ DE DEFENSA AMBIENTAL.
·        ASOCIACIÓN DE INGENIEROS EMÉRITOS.

·        SOMOS SUR.