Páginas vistas en total

lunes, 13 de enero de 2014

pueblo que no olvida a sus héroes merece recompensa. homenaje a Christian Urresti por el pueblo de Cochabamba.

Representantes de Derechos Humanos (DDHH) y asambleístas de Cochabamba, pidieron este lunes a las autoridades judiciales no olvidar a las víctimas de los enfrentamientos de "enero negro", puesto que hasta la fecha la Fiscalía no pudo emitir sentencia de más de 12 casos abiertos por este tema.
sucedió en 2007. el martirio de Christian Urresti. Policía represora unida a cocaleros

La representante de la Asamblea Departamental de Derechos Humanos de Cochabamba, Adriana Gutiérrez, indicó que existen registradas 450 víctimas de la crisis del 11 de enero que aún tienen secuelas físicas y emocionales.
De esta cifra 400 personas habrían sido víctimas de palos, bates, piedras y golpes, otras tantas apuñaladas, 11 heridas de bala y tres las víctimas fatales de la confrontación.
La diputada de Convergencia Nacional (CN), Norma Piérola, indicó que de más de 12 casos abiertos por el conflicto del 11 de enero de 2007 en Cochabamba, sólo uno tuvo sentencia por parte de la Fiscalía.
"De más de 12 casos que se investigaron en la Fiscalía, sólo uno (la muerte de Juan Ticacolque) terminó con sentencia. El resto se cerró al comenzar las averiguaciones y los demás nunca se investigaron", afirmó Piérola
En la misma línea el diputado, Mauricio Muñoz (CN), pidió que no se olvide ni perdone los actos que llevaron al fallecimiento de estas tres personas y a la victimización de centenares de cochabambinos.
Para rememorar los hechos de este conflicto, las víctimas y familiares organizaron una misa este pasado sábado, en memoria de Cristian Urresti (17) en el templo de La Recoleta. También recordaron la muerte del cocalero Luciano Colque, quien habría muerto a golpes en Cochabamba.
El conflicto, también conocido como "Cochabamba vs. Cochabamba", comenzó por una pugna de poder entre el ex prefecto del departamento, Manfred Reyes Villa, y el presidente Evo Morales. Este hecho culminó con la confrontación entre campesinos del Movimiento Al Socialismo (MAS) con citadinos que apoyaban al ex prefecto.