Páginas vistas en total

viernes, 22 de febrero de 2013

lleno de Fe, entusiasmo y esperanza viaja a Roma nuestro Cardenal Julio. ANF lo entrevistó en SC. su palabra contagia intensas emociones


Con la certeza de que “es un momento histórico para la Iglesia y para el mundo” y la alegría de participar en un Cónclave para elegir al Sucesor de Pedro en representación de Bolivia, viajó, este viernes, el cardenal Julio Terrazas a Roma.
La renuncia de Benedicto XVI es “sorprendente, pero a la vez desafiante”, pues, “nos pone en una situación de estar alerta para que cada uno de nosotros pueda responder a los desafíos actuales, ese es el espíritu con que estoy yendo a Roma”, señaló el Cardenal minutos antes de abordar el avión.
Puso de manifiesto la “alegría que supone poder participar en esta historia de nuestra Iglesia”, pues, por segunda vez será parte de la elección del nuevo Sucesor de Pedro. Ésta “es una experiencia que ojalá pudiera decirla y contagiar ese entusiasmo que siempre se requiere” en estas circunstancias.
Respecto de su viaje a la Santa Sede, el Arzobispo de Santa Cruz dijo que va a El Vaticano “para decirle a Benedicto XVI gracias por todo”, pero también para “participar en la elección del nuevo Sumo Pontífice”.
El cardenal Terrazas señaló que el nuevo Vicario de Cristo  “colmará las expectativas, siendo siempre una persona humana que tiene que responder a una misión tan grande siempre es algo que nos llama la atención y que nos compromete a acompañarlo con la oración”.
Dejando sentado que los Cardenales son “consejeros del Papa y de la Iglesia universal”, el pastor episcopal puntualizó que “también Bolivia entra y va a entrar con todo el corazón y vamos a estar atentos a toda palabra de esperanza que nos diga para todo el mundo y para nuestro país de manera especial”.
TOMA DE CONCIENCIA
El cardenal Terrazas dejó en claro que la renuncia de Benedicto XVI no es una dimisión “en el sentido de algún personaje público”, por el contrario, “es una toma de conciencia de que sus fuerzas le están faltando para poder dirigir a una Iglesia que tiene 1.200 millones de fieles”, puntualizando que “no es un pequeñito grupo”.
Pero, además, “está la libertad” y la responsabilidad, y se enmarca en el canon de la Iglesia Católica, que  si bien “no se ha aplicado durante muchísimo tiempo”, la renuncia está contemplada en el Código Canónico.
SIN CANDIDATOS
Por otro lado, el cardenal Terrazas dejó en plazo que los Cardenales no van con candidatos previos, pues “será un representante del Señor para servir a la Iglesia del mundo”.
En cuanto a las características del futuro Sucesor de Pedro, “eso se perfila cuando estamos allí, en ese acontecimiento extraordinario”.
“Lo que sí vamos  a hacer es un acto y profesión de fe, en el que el Espíritu del Señor de la vida nos va a ayudar” en la elección, pero “no sólo a dar un Pontífice al mundo, sino también llamará al mundo a que ayude a servir también como lo tienen que hacer los Santos Padres”.
En la preparación del Cónclave con la participación de todos los cardenales del mundo se intercambia información “sobre la realidad del mundo”, viendo cuáles son los desafíos, cuáles son las nuevas cosas, qué es lo que tenemos que responder y analizar la vida de la Iglesia”, señaló. //JTI//