Páginas vistas en total

jueves, 3 de enero de 2013

Oración por el Fiscal Guerrero

mauricio aira


los ciudadanos no hemos aún tomado conciencia de la inmensa responsabilidad que usted asume.
nos viene a la mente el acto de su posesión "yo le pido que si incumplo, usted me mande a la cárcel" frase pronunciada por el Jefe del Estado, quizá en unos segundos de inspiración.

los ciudadanos estamos consientes de las claras senales que usted nos ha proporcionado en corto tiempo. su respeto por la Ley. su independencia de criterio. su recta intención y honestidad patriótica.

quién hubiese creído que pronto, muy pronto la Providencia lo colocara en el ojo de la tormenta.
por esas circunstancias tan especiales, no obstante su juventud, no obstante sus relativamente pocos años de experiencia en los tribunales de Justicia, le cae, le llega el caso más único a lo largo de toda la historia jurídica de nuestra Patria. nos referimos al empresario estadounidense, que atraído por la esperanza de hacer buenos negocios, confiado en la seguridad jurídica y el Estado de Derecho, se atreve a realizar una cuantiosa inversión estimada en 30 millones de dólares, utilizando un canal correcto para el flujo de capitales de un Banco Suizo (respetable en el mundo bancario internacional) como emisor y como receptor nada menos que el Banco Central de Bolivia.

instalado Jacob Ostreicher en Santa Cruz inicia su faena empresarial de compra de terrenos, de maquinaria, de transporte, de equipos para emprender la producción de 400 mil quintales de arroz en tierras de Santa Cruz y el Beni, lo que en efecto consigue no sin poco esfuerzo, aunque incidentes de una socia no responsable, de interferencia de los Hermanos Dorado con antecedentes criminales en Brasil, malogran la culminación de una primera etapa y se ve obligado a recurrir a la Justicia para recuperar parte de la inversión inicial, realizada antes de su asentamiento en territorio nacional.

cuán lejos estaba Ostreicher de toparse con fiscales, con jueces, con policías que le echaron "ojito" a sus bienes y la posibilidad de apropiarse de ellos, como usted ha podido comprobar gracias a una diligente labor del Ministro Romero, de los investigadores y de Policías de Elite que detuvieron y pusieron tras las rejas de Palmasola a una docena de los "operadores de una serie de delitos" los que ejecutaban en nombre de la Patria, de "razones de Estado".

ahora bien. porqué molestamos al Señor con una oración por nuestro Fiscal General! lo hacemos porque en el desarrollo de las investigaciones están surgiendo interferencias, maniobras solapadas, dificultades en su patriótico empeño de encontrar la verdad, de presentar los hechos ante los Tribunales de Justicia pese a quién pese y como usted lo ha dicho y repetido "caiga quién caiga"

nuestra oración es por el Fiscal General que tenga la lucidez, la energía y la valentía de llegar al fondo de esta historia criminal que nos averguenza a todos los bolivianos. porque nuestro Fiscal General no escuche "los cantos de sirena" con que los verdaderos culpables, los que detentan los bienes de Ostreicher, los dueños del poder político, tratarán de "emborrachar la perdiz" y desviar todo su trabajo de manera tal que los culpables se esfumen en la bruma de los hechos, que la verdad se desfigure, que pretendan comprar conciencias o desparramar el miedo vertido con amenazas. por ello elevamos ahora, en forma sostenida nuestra Oración a Dios Todopoderoso para que sostenga su mano justiciera.