Páginas vistas en total

miércoles, 3 de octubre de 2012

desconfianza. simplemente no confían los mineros en el Gobierno. Colquiri vive una intolerable estado de guerra. sigue el apronte armado y no hay producción. Gobierno sin mando, incapaz!


El dirigente de la Federación de Cooperativistas Mineros (Fencomin), Albino García informó hoy que los trabajadores sindicalizados mantienen un cerco armado de resistencia en el centro de Colquiri a pesar de que el Gobierno aprobó dos decretos supremos con el fin de poner fin al conflicto que comenzó a raíz de la explotacion de la veta Rosario en ese distrito.
"Todavía se ponen intransigentes queriendo impedir el ingreso de los compañeros. Hay un cerco armado y en ese sentido es una isla en donde nadie dice nada, nadie pone un orden. Pedimos al Gobierno que intervenga para evitar posibles enfrentamientos y que posibilite el encuentro de las familias aisladas", expresó García.
El Gobierno aprobó hoy el Decreto Supremo Nº 1369 que establece el uso exclusivo de 26 áreas mineras a favor de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol) e incrementa a 33.564 cuadrículas las áreas de trabajo en este espacio minero; además aprobó la norma Nº 1368 que delimita el área de explotación de la veta Rosario de ese yacimiento a cargo de Comibol y la Cooperativa 26 de Febrero.
Por su parte, el ministro de Gobierno Carlos Romero confirmó la permanencia del cerco llevado a cabo por los asalariados alrededor del yacimiento de ese distrito minero.
"Entendemos que todavía no han levantado, hay dirigentes del sector asalariado que han hecho declaraciones en sentido de que iban a esperar el decreto supremo, el cual ya está aprobado, se les ha enviado una copia, supongo que ellos tendrán que enviar a sus bases y cumplir sus compromisos, no hay justificativo para que mantengan el cerco a los cooperativistas", explicó Romero en contacto con Los tiempos.com.
Entrretanto, el secretario ejecutivo de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (Fstmb), Miguel Pérez dijo que los mineros asalariados están decepcionados con el Gobierno que carece de una política minera.
"Este es un día triste para los mineros y para el país porque el decreto supremo Nº 1369 fue hecho a medida de las cooperativas mineras (…) autoritariamente se entrega la reserva fiscal a las cooperativas", indicó Pérez.
Al respecto Romero manifestó: "Están accediendo a un porcentaje significativo de la veta Rosario se está garantizando las ramplas de acceso, el generador entre otras cosas. Es un acuerdo que es sumamente ventajoso y lo que les corresponde es trabajar".
El gobierno se comprometió a ceder las cuadrículas exigidas por las cooperativas mineras que se solicitó antes del 3 de agosto de este año.
Antecedentes
El conflicto comenzó luego de que el Gobierno promulgó el Decreto Supremo Nº 1337 que fija y divide qué lugar explotará cada sector en la veta Rosario de la mina Colquiri.
Los mineros cooperativistas exigían el respeto del decreto 1337, que autoriza operaciones en parte de la veta Rosario, de Colquiri; mientras que los asalariados pedían  la reversión total de ese yacimiento a manos de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol).
Entretanto, las funciones en el yacimiento rico en estaño y zinc, que fue avaluado en unos 5 mil millones de dólares por técnicos de los trabajadores de Comibol, permanecieron paralizadas desde el 30 de agosto, inicio del conflicto, el 30 de agosto.