Páginas vistas en total

miércoles, 14 de abril de 2010

ZOE del portal de www.ernestojustiniano.org nos ofrece una linda composición que compara los sueños de grandeza del originario presidente y le nombre JEQUE (jerarca en árabes)

El jeque indígena

14 de Abril de 2010 a las 10:39 por Zoe

Quiere resarcirse de las carencias que dice pasó durante su niñez y ahora pretende darse lujos de un presidente de país rico o de jeque árabe.

image

Evo Morales es el presidente más "viajero" en la historia de Bolivia. En la foto en Qatar, marzo de 2009.

Ahora resulta que los requerimientos de Evo Morales para cumplir su supuesta sacrificada y abnegada labor en favor del país, no habían sido un solo avión sino dos. Las dos aeronaves se sumarían a los dos helicópteros, además del prestado por Venezuela, que tiene a su total y entera disposición y para su uso exclusivo.

Realmente da gusto ver como el presidente del “Estado Plurinacional” quiere resarcirse de las carencias que dice pasó durante su niñez y ahora pretende darse lujos de un presidente de un país del primer mundo o de jeque árabe. Lo sorprendente es que la compra de los dos aviones, por un costo aproximado de 80 millones de dólares viene acompañada de los consabidos discursos sobre la austeridad.

Hace mucho tiempo sabíamos que eso de la austeridad es puro cuento para consumo de algunos incautos que por suerte están disminuyendo de manera acelerada, si tomamos en cuenta los resultados de las últimas elecciones. Es que el gobierno del MAS está actuando con la misma actitud farisaica que lo ha caracterizado desde un principio.

Todavía recordamos cuando en medio de llamados a la austeridad, Evo Morales anunciaba la reducción de su salario y el de sus ministros. Sin embargo, ni corto ni perezoso, compensaba el recorte con recursos que le envía su guía y mentor, Hugo Chávez y que no son poca cosa. Alguien diría que con los sobre sueldos que reciben él y sus ministros con el dinero venezolano, la austeridad se hace muy llevadera.

También ya casi nos estábamos acostumbrando a ver a los jerarcas gubernamentales, dirigentes de las “organizaciones sociales” y hasta pinches masistas, pavonearse en lujosas vagonetas último modelo, con guardaespaldas incluidos, ante la azorada mirada de incrédulos transeúntes que no alcanzaban a entender cual es el concepto que tienen en el gobierno sobre la austeridad.

Pero de las vagonetas, por lujosas y caras que sean, a dos aviones existe mucho trecho. No es una exageración indicar que se trata del gasto más dispendioso que se ha hecho en la historia republicana de Bolivia y significa una afrenta ante la pobreza que sigue afectando a la mayoría de la población, particularmente a los campesinos e indígenas a cuyo nombre dice que gobierna Evo, y de la que solo han salido con gran éxito, los dirigentes masistas.

imageimageEvo en Moscú (izq) y luego en París con el presidente Sarkosy, visitas que realizo entre el 15 y 17 de febrero de 2009. Fotos Abi.

Un mandatario tiene todo el derecho a desarrollar sus funciones en condiciones adecuadas de seguridad y comodidad para ello podría decirse que requiere de una aeronave que cumpla ciertos requisitos, sin embargo no deja de sorprender la rapidez con que se tramita la compra no de uno, sino de dos aviones y con precios que dejan un gran margen a la duda. ¿Será que la celeridad se debe al diez por ciento de comisión que entregan las empresas proveedoras a los que hacen la adquisición?, unos 8 milloncitos que obviamente recaería entre los impulsores del negocio que se encuentran en el propio Palacio de Gobierno.

Tampoco se puede pasar por alto que esta operación tiene el respaldo de un decreto que exime al gobierno del procedimiento regular de una licitación y todo se hace con el aval de doña Nardi Suxo, ¿ministra de Transparencia y Lucha contra la Corrupción?.

“No se qué me pasa", se preguntaba Evo al acusar de corruptos a los electos gobernadores y alcaldes de la oposición, advirtiéndoles además con que no trabajará con ellos.

Lo que le pasa a Morales es que está mostrando cada vez con mayor claridad su verdadero carácter y está asumiendo actitudes de sátrapa de “república bananera” haciendo una ostentación que va a contramano de su discurso. Gastar 80 millones de dólares en aviones para uso personal (además de otros $us 300 millones supuestamente para equipar a las FFAA) es una muestra de megalomanía que lamentablemente deberá ser costeada por el bolsillo de todos los bolivianos a los que quiere contentar con canchitas de césped sintético. Así NO presidente.

No hay comentarios: