Páginas vistas en total

domingo, 28 de marzo de 2010

inaudito. en El Alto (ciudad violenta y torpe) 23 taxistas asesinados


En los últimos cuatro años, 23 taxistas afiliados al Sindicato 29 de Mayo, de El Alto, fueron asesinados, pero hasta ahora ningún caso fue esclarecido.
Los 23 fueron víctimas de cogoteros, aunque al resistir el ataque, los delincuentes emplearon armas blancas o de fuego para dar muerte a los infortunados.
Freddy Bautista, secretario ejecutivo de la organización que aglutina a más de 1.800 taxistas, denunció que las autoridades no cooperan con las investigaciones.
Sin embargo, la fiscal Virginia Crespo informó ayer que se removió a todo el personal de la Dirección de Prevención de Robo de Vehículos (Diprove) y se optimizó su labor, porque se pudo aprehender a 10 sospechosos en tres meses.
El coronel Julio Cepcel, director nacional de Diprove, refirió que estas denuncias son exageradas y que los auteros no atacan a los taxistas. “No tengo ninguna denuncia de los choferes, los auteros tienen otro tipo de modalidad”.
La fiscal Crespo, en cambio, declaró que, gracias al relevo del personal en Diprove, se logró aprehender a 10 sospechosos de robo de vehículos en El Alto, y se logró recuperar cinco vehículos que estaban escondidos en un garaje de la zona Primero de Mayo.
Uno de los motorizados recuperados pertenece al Sindicato Arco Iris, que también presta servicios por las noches en El Alto.
“Antes teníamos algunos problemas en los casos, pero ahora se ha cambiado al personal y estamos retomando las investigaciones, tanto en La Paz como en El Alto”.
Bautista identificó cuatro puntos de la urbe alteña donde los taxistas fueron asesinados: Senkata, Distribuidor Bolivia, puente Vela y Río Seco. El objetivo de los antisociales es robar no sólo el dinero recaudado por los transportistas, sino los automóviles, en particular si se trata de vagonetas Toyota Caldina.
Al menos 22 de los 23 motorizados desaparecieron. Sólo se encontró uno, prácticamente desmantelado, en un callejón de Senkata. Si bien conservaba el motor, repuestos y accesorios habían sido robados. Esta organización divide a sus afiliados en tres grupos: taxis, taxífonos y radiotaxis. Los malhechores los abordan en la Ceja de El Alto, piden que los lleven a una de las zonas alejadas, donde matan a los conductores.
“Varios han sido ahorcados con chalinas, cuerdas de nailon y cinturones, pero otros sufrieron heridas de bala calibre 22. Jamás pudimos recuperar los coches y muchos han terminado desmantelados y sus partes vendidas en los mercados negros”.
Bautista recordó que en dos ocasiones, entre febrero y junio de 2009, el Sindicato aprehendió a dos presuntos asesinos, a quienes entregaron a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de El Alto, pero ellos lograron su libertad ocho horas después de ser arrestados. “Los ladrones y asesinos tienen facilidades para salir en libertad. Presentan dos garantes personales y el fiscal autoriza su salida. Más tardan en entrar que en salir”.
Bautista es también miembro de la Asociación de Familiares Víctimas de Cogoteros. Los presuntos cogoteros fueron aprehendidos en la avenida Bolivia, en proximidades de la zona Cosmos 78.
“No sólo han sido choferes alteños las víctimas; también lo fueron paceños”.
En 2009, dos presuntos asesinos fueron liberados por la Fiscalía.