Páginas vistas en total

martes, 23 de diciembre de 2008

Todo un ministro!
se mandó tal caga...que la honorabilidad, el respeto, la consideración por nuestra Patria va quedando por los suelos, cuánta ignorancia, cuánta falta de tino de Saúl Avalos (editor)
Texto de Dante Pino. Fuente: Hoy Bolivia

¡Y como lo temíamos, Saúl Ávalos la hizo! Se mandó una declaración que debería figurar en la antología de los disparates masistas:
“Evo Morales se reunió con Dmitri Medvédev en Venezuela gracias a una reunión del ALBA que es un proyecto de importancia económica para un país y sobre todo de soberanía para los pueblos que no estamos sometidos al imperialismo norteamericano”.
“Cuando queremos vivir una cultura de respeto en diferentes ámbitos con diferentes países, la unión, el respeto a la soberanía se ejerce también a través de la economía, razón por la que presidente Morales se reúne con el presidente ruso a fin de poder expresar nuestro respeto como país y pedir que Rusia también pueda participar del desarrollo de Bolivia”. (RIA NOVOSTI – Moscú)
¡Qué gran lección de sapiencia! El ALBA había sido un proyecto económico para un país, pensábamos que era un proyecto donde se inscribían varios países, en realidad un club de desafortunados habladores. Creímos que el ALBA tenía como prioridad propiciar la integración económica de sus pueblos; y tal cual el milico Chávez dijo, debía reemplazar a la CAN y al TLC y a cuanto otro proceso existiera, para parir la revolución bolivariana.
Pero en criterio de este Ministro es más bien un proyecto para ejercer soberanía, “porque la soberanía se ejerce a través de la economía, y por eso Evo Morales se reúne con el presidente ruso (no puede pronunciar su nombre y menos su apellido) para expresar nuestro respeto y Rusia pueda participar del desarrollo de Bolivia”.
Es decir coloca a Bolivia por encima de la Rusia y le otorga el permiso para que “puedan participar del desarrollo boliviano” ¡Cómo de conmovidos y agradecidos habrán quedado los rusos ante este ofrecimiento! ¡Poder participar del desarrollo boliviano!
Pero no se queda en esas, ¡faltaría menos! Va mucho más allá. Les anuncia a los rusos la llegada del hermano Evo y les dice: “Nuestro Presidente tiene interés en visitar estas tierras para compartir la experiencia boliviana” Claro si los rusos van a compartir el desarrollo boliviano, entonces tienen derecho a conocer antes esta experiencia sin paragón en el resto del mundo. Y advierte que todo esto sería posible “sin condiciones”.
Esta exposición valiente de un Ministro que sabe lo que quiere y dice lo que sabe, pinta e cuerpo entero al gobierno del hermano Evo. Lo extraño de todo es que no se haya referido, como Ministro de Hidrocarburos, a la situación gasífera y petrolera de Bolivia en el contexto Sud Americano.
Al menos debería contarles, dentro de esa experiencia boliviana que exporta, cómo Venezuela miembro del ALBA procura hacer negocios gasíferos con Brasil principal comprador del gas Boliviano y trata de hacernos a un lado, dando un ejemplo clarísimo de lo que se entiende por la “soberanía de los pueblos”, en decir, en la mejor demostración de cómo se puede desplazar del negocio a un pueblo para ocuparlo por otro y dejarlo sin mercado.
Quizás hubiera sido bueno que el Ministro de marras explique que este comportamiento no tiene nada que ver con las prácticas neoliberales. Sino que es el ejemplo del nuevo comportamiento del socialismo de este siglo.
Y quizás hubiera sido bueno también les cuente que dentro el ALBA hay comportamientos como los del Ecuador que se niega pagarle la deuda bilateral al Brasil a quien acusa de ser un país que lo presiona con deuda ilegal. El ALBA no sólo pone los clavos al imperialismo norteamericano sino también a su homólogo brasilero. Para tomar en cuenta.
No puedo pedirle al Ministrillo que relate lo que pasó con el gas boliviano, los contratos migratorios, la caída de la producción nacional, las colas en todos los departamentos buscando una garrafa de pocos kilos para cocinar, y rogando a Dios que le alcance la gasolina del surtidor que buscó toda la mañana. Todo eso sería mucho sobrecargar su talento, las neuronas de su cerebro se dañarían irremediablemente.