Páginas vistas en total

jueves, 5 de junio de 2008

Carlos Valverde con el valor civil que le caracteriza ha presentado recientemente dos temas para conocimiento de la opinión pública y para su análisis profundo:
El primero las torpezas del Ministro Rada

Es que el funcionario va de torpeza en torpeza. No resultando bastante sus chambonadas con diversos hechos de sangre, el más notorio y cruel lo sucedido en Sucre en noviembre pasado. Y es que los chuquisaqueños han dado en el clavo y ofrecido videos de acciones fehacientes de "fuerzas especiales", "soldados de élite" o como se llame, que muchos créen se trata de militares venezolanos al servicio incondicional del gobierno de Morales como ejecutores de la masacre. Se los ve con armas letales disparando sobre los estudiantes que tuvieron el coraje de echar de la ciudad a los asambleístas del MAS que se habían propuesto aprobar de un tirón, la apócrifa constitución que fuera rubricada en Oruro. No vamos a enumerar las metidas de pata del ministro Rada, hijo politico del senador Peredo que según el senador Arias pertenece al clan que está gobernando con el Presidente. La última aventura, para llamarlo de algún modo de Rada tiene que ver con la detención tipo películas de ficción de un ciudadano de apellido Sandoval.
Si se observan los detalles, detenido por encapuchados vestidos de negro que se llegaron a su domicilio en número irreductible, su traslado de Sucre a El Alto, su detención en casas de seguridad y su obligada presentación ante un Juez que ordenó su inmediata libertad en vista de no existir materia justiciable. Carlos con su lenguaje característico de ajís y cebollas, ha mostrado hasta el agotamiento la sin razón del ministro, sus órdenes atrabiliarias, su torpe proceder, sus actuaciones al margen de toda ley, cual si Bolivia no fuera democrática y estuviera gobernada por una dictadura. Flaco favor le hace Rada a Evo, lo desprestigia, desprestigia a la democracia lo que sumado a la incontinencia verbal del propio Jefe de Estado, viene a ser el caldo de cultivo, contra toda clase de ataques que provienen de dentro y fuera de Bolivia.

Lo sucedido en Desaguadero nido de contrabandistas


Las imágnes que se pueden ver en la página web de www.carlosvalverde.com luego "con letra chica" muestran actos intolerables de un levantamiento contra la autoridad, una típica azonada, intolerable desde todo punto de vista. Los delincuentes contrabandistas que se apoyan mutuamente no conocen ley ni autoridad. Lamentablemente, a título de ser originarios y de sentirse representados por Evo, "llajtamasi del pueblo aymara" han venido disfrutando de privilegios, practican el contrabando desde el día mismo de la asunción del MAS, se sienten identificados y protegidos por el Gobierno del MAS. Por ésta razón, cuando se enteraron de la legítima decisión de la Aduana de establecer una autoridad regional para evitar el contrabando, se levantaron en armas "ésto es a pedrada limpia" y lograron hacer retroceder a la Policía Militar que estuvo resguardando la ceremonia, sonaron las campanas a vuelo y tras su repite miles de pobladores, que viven del contrabando salieron a las calles a perseguir, apedrear, agredir a los uniformados que no podían darse cuenta de lo que estaba ocurriendo y destrozaron el vehículo del Jefe de la Aduana que todo compungido se quejaba ante la prensa de aquella agresión. Es que se ha perdido el principio de autoridad y lamentablemente el régimen actual, salvo que quiera distanciarse de los masistas del Desaguadero y de los pueblos fronterizos con Perú que están llenos de contrabandistas y de narcotraficantes como lo denunció el diario La Prensa en un reportaje al que el Gobierno no responde hasta el día de hoy.
Es de esperar que lo sucedido las últimas horas en Desaguadero sea el inicio de una política absolutamente imprescindible para proteger las fronteras del azote del contrabando y no simplemente un acto teatral para las galerías de afrontar el contrabando que ha encontrado en la gente del MAS sus más eficientes ejecutores.

No hay comentarios: