Páginas vistas en total

lunes, 25 de febrero de 2008

dentro del seguimiento al caso ROGHEL, reproducimos la acertada crónica del diario cooperativo Opinión, seriamente preocupado por la presencia de una nueva FINSA.


Roghel una empresa misteriosa con un destino muy incierto
El propietario de Roghel Bolivia, casi en la clandestinidad y sus “socios”, se empeñan en decir que se trata de una empresa “viable”, pero no existe claridad en sus argumentos. Economistas y la Superintendencia, coinciden al indicar que Roghel puede ser otra millonaria estafa a la población.
¿Qué tipo de empresa es realmente Roghel Bolivia?, ¿cómo puede una empresa tener tantas ganancias, para pagar el 10% de utilidades?, ¿será su propietario Windsor Goitia un benefactor que sólo busca ayudar a la gente humilde?, ¿cómo puede una empresa trabajar públicamente durante tanto tiempo, sin pagar impuestos?, ¿por qué la Superintendencia clausuró esta empresa recién, después de 4 años?, esas preguntas están en la mente de muchos que invirtieron su capital en Roghel Bolivia, así como en extraños que diariamente ven en las noticias marchas, vigilias, bloqueos y otras medidas de presión que ejercen los ahorristas con el clamor de que "su empresa reabra".OPINIÓN intentó responder estas interrogantes tomando contacto con los entes involucrados en este conflicto que lleva cerca a un mes sin solución.Los ex trabajadores de esta empresa cuentan que Roghel Bolivia nace en Cochabamba a la cabeza de Windsor Goitia una 23 de marzo de 2004. Durante los comienzos, Goitia habría visto la necesidad de mucha gente reparando sus casas o que había mucha gente necesitada. Según ellos, esto motivó a Goitia a invertir cerca a 20 mil dólares en los programas de auto propio y casa propia, donde el “socio” deposita el 52% y en ocho meses cuenta con ese bien en su totalidad sin pagar ni un centavo más. Para los trabajadores, durante esos 8 meses ese dinero estuvo trabajando en diferentes empresas y a los “socios se les entregaba su ganancia”. Más adelante cerca a un año y medio después, Roghel empieza una campaña masiva anunciando el 10 por ciento de interés al capital depositado en esta empresa llegando a conseguir 15 mil ahorristas en toda Bolivia. ¿Quién podría explicar de dónde salen esas ganancias? Existen contradicciones entre el propietario y sus más directos colaboradores a la hora de dar esas explicaciones, en una entrevista con La Prensa, en La Paz, el ejecutivo de la compañía aseguró que invirtió los recursos de 15 mil personas en la Bolsa de Nueva York y en diferentes empresas locales que está por crear. Dijo que el 80 por ciento de la plata de los clientes está invertido en maquinaria y el resto en bienes inmuebles. Sin embargo, los trabajadores aseguran que Roghel tiene minas de oro, plata y estaño que estaría subiendo de precio. Finalmente otros dijeron que esta falta de claridad se debe a que se están protegiendo la inversiones, de “gente mala” que sólo quiere hacer daño. De acuerdo al Superintendente de Bancos, para que una empresa pague una utilidad del 10% es muy difícil que sea una actividad legal, por tanto, una actividad así genera muchas preguntas respecto al destino de los dineros que él ha recaudado. “Eso es lo que creemos que debe investigar la Fiscalía, tanto en La Paz como en Cochabamba y ahora en Santa Cruz, donde hay demandas de 79 personas” dijo, solicitando la pronta y rápida intervención del Ministerio Público.Otra pregunta, inevitable, es ¿cómo, puede una empresa tan publicitada, trabajar sin un NIT o escapar tanto tiempo al control de la Superintendencia?Los trabajadores cuentan que inicialmente Roghel Bolivia no se dio a conocer de manera tan publicitada, porque era el producto su mejor publicidad ante la gente. Con el tiempo la empresa se fue expandiendo y se pueden ver incluso ahora que ya está cerrada, ofertas publicitarias con promesas que hacen soñar a la gente.De acuerdo a la Superintendencia de Bancos, este hecho ha llamado la atención y comenzaron con advertencias a la empresa desde el pasado año, las mismas que no fueron escuchadas. El Intendente de Regulación, de la Superintendencia, Guillermo Sánchez explicó que este tipo de empresas buscan formas de mimetizarse en lugares poco visibles o con la escritura de otros rubros. Carlos Márquez, ex trabajador de Roghel Bolivia asegura que esta entidad inicialmente estaba inscrita como una empresa unipersonal, que nació en Cochabamba, sin embargo el ex gerente del Servicio de Impuestos Internos de Cochabamba, Juan Carlos Carvajal manifestó que Roghel es un contribuyente inscrito en el departamento del Beni.Pese a que Roghel está inscrita como una Empresa Unipersonal, los ahora llamados “socios” aseguran que se trata de una “Sociedad accidental” que no sería siquiera comercial, sino de ayuda al prójimo y que su supervisión escapa a las manos de la Superintendencia de Bancos y al control comercial. ¿Corporación de ayuda?Carlos Márquez, en representación del dueño de Roghel, sostiene que para esta empresa, no existe un figura legal, ni administrativa que pueda explicar qué tipo es, por haber sido de inicio una sociedad accidental y que a la par de su crecimiento se constituyó en una “corporación de ayuda”. Roghel Bolivia fue clausura el pasado 25 de enero por realizar operaciones de intermediación financiera de forma ilegal, desde ese entonces Windsor Goitia a través de los llamados “socios”, que casi a diario protagonizan marchas y otras medidas de presión, pide suspensión de la clausura de su empresa, prometiendo continuar con la entrega de utilidades, pero no la devolución inmediata de los capitales, debido a que esos dineros ya estarían invertidos. Lo que llama la atención, es que Goitia no ha podido precisar hasta ahora, cuánto dinero ha logrado captar de los ahorristas, ni dónde están las inversiones, de los más de 15 mil socios.La situación se agrava con la Resolución de la Corte Superior de Distrito de La Paz, que el pasado miércoles, 21 de febrero, ratificó el cierre de esta empresa, rechazando el Amparo Constitucional interpuesto con Windsor Goitia.