Páginas vistas en total

miércoles, 21 de junio de 2017

disfrute con el texto de Karen Arauz, el desportillado ribete de la Cumbre del no sé cuántos, la "celebración en Orinoca" la esmirriada presencia de Correa, Samper, Rodríguez Zapatero de los cientos de personalidades que anunciaron para honrar a Evo y su alabanza a "Maduro, dale duro" o sea a seguir matando a sus opositores y todo en el marco de un Harry Potter que Karen reactualiza lamentando que eche sombras sobre el hermoso Valle de Tiquipaya tan visitado en otro momento.


HARRY POTTER, POR SUERTE

La cumbre anti-Trump, ha coincidido con la celebración del vigésimo aniversario  de la aparición de Harry Potter. Ambas crónicas llamaron simultáneamente mi atención. Sin duda la saga del mundo mágico de Harry, es bastante más entretenida, aunque se encuentran paralelismos entre las historias sobre todo en la batalla sin fin de Harry contra el oscuro mago Lord Voldemort que hace toda clases de maldades y pases mágicos por que desea ser inmortal. Hay que darle cuerda a la imaginación, sobre todo en un feriado incomprensible para un país que aunque les moleste, lo único que tiene de Suiza, son los relojes de lujo que lucen los jerarcas gobernantes.

Las maniobras envolventes,  delatan la habilidad para tejer del gobierno. Cuando vemos unir una Cumbre anti- Trump o anti Estados Unidos lo que da igual, con el solsticio de invierno, convertido en los años recientes en una descomunal celebración en cientos de locaciones "sagradas" para masificar la celebración de un año andino, al que se le ha añadido amazónico y recién, chaqueño. Este afán de figuración e invento de circunstancias tan extrañas como cualquier capítulo de una novela de Harry Potter, ha llevado a la más triste degradación el concepto "sagrado",  pese a que ya la hojita se había encargado de eso.

Pero cuando observamos azorados, que ahora Orinoca, el lugar de nacimiento de Evo Morales, se ha convertido súbitamente en un sitio de culto, postergando Tiahuanaco, ya la imaginación y los requiebres novelescos, toman un cariz siniestro. Y claro, como no podía ser diferente ante el nulo interés que ha despertado el museo Evo Morales, se encontró la vuelta para matar tres, tres, no dos pájaros de un tiro. La administración pública, masista, como no podía ser de otra manera, ha sido liberada de sus deberes para que masivamente se desplacen a Orinoca para  finalmente, hacer tomas fílmicas de una multitud, reducida pero multitud al fin,  que se supone embelesada con la colección de camisetas de fútbol sudadas por otros, entre retratos penosamente logrados y demás minucias, que aunque exhibidos con gran despliegue de recursos de museos en serio, no deja de ser un despilfarro de recursos públicos en pro de un culto a la personalidad de un presidente, que aunque piense como Lord Voldemort, no es insustituible, mucho menos inmortal.

Pero volviendo a la Cumbre, primer eslabón de esta cadena de sucesos deplorables, la largamente  corrupta TVB, transmitía sin pausa los discursos de sendos socialistas de variopinto origen, que para los que ya somos matreros en estos despliegues oratorios, no nos mueven un pelo, al contrario,  nos erizan uno que otro. Entre las estrellas invitadas, Samper a quien mejor ni recordarle por qué no puede entrar a Estados Unidos.  Rodríguez Zapatero, acercándose a los impresentables de Podemos en España, con aviesas intenciones y ninguna moral. Correa, quien ha dejado a Ecuador en una situación casi imposible de remontar. Esos tres solo como muestra de cuán cierto es aquello que reza, "dime con quién andas y te diré quién eres" Entre los autóctonos, oír a Rada propiciando un minuto de silencio por los refugiados y perseguidos del mundo, sin mosquearse por los compatriotas refugiados y presos políticos víctimas de este régimen, es por ponerlo suave, repulsivo.

Y ni hablar de Morales arengando al impresentable de Maduro para ·que les dé con todo a los opositores que protestan en Venezuela, sin mencionar los más de sesenta muertos sólo en los últimos tres meses de sanguinaria represión, cuando los derechos humanos son pisoteados vilmente. ¿De qué están hablando? ¿Será verdad que alguien les cree? ¿Será posible que aún existan ciudadanos en estos países que se sientan obligados a agradecer pegas entre viáticos y canonjías de menesterosos al extremo de olvidar que aparte de su propia dignidad, está su país y su futuro, por encima de estas miserias transitorias?

Las famosas y múltiples cumbres del gobernante MAS, no han demostrado hasta le fecha, haber aportado en nada al desarrollo del país. Ya hasta la imagen del presidente se ha deslavado marcadamente en lo externo. De lo interno ni mencionar. Aunque debe ser innegable que los organizadores, floristas, iluminadores y demás requeridos para estos shows de amplia cobertura solo en Bolivia, tiemblan de emoción cada vez que surge la brillante idea de tirarse varios millones de dólares del tesoro nacional como si todas las demás necesidades de la ciudadanía estuvieran medianamente satisfechas.

La parafernalia rimbombante que caracteriza a todas las reuniones y celebraciones a nombre del Estado Plurinacional,  cuenta con el concurso infalible de cocaleros y movimientos sociales, que no sospechan el  objeto de la libada cumbre anti- muros pues con seguridad no tienen ni la más peregrina idea. Como buenos impostores,  discursean sobre la tesis de una ciudadanía universal sin fronteras ni limites que salve a la humanidad y todo ideado por acá y los de acá.

Esperemos que estas cumbres no terminen con el buen nombre del bello valle de Tiquipaya. Pero ya de solo mencionarla, el frío que recorre la médula, nos impulsa a volver, por suerte  a las historias menos sobrecogedoras de Harry Potter.

Karen Arauz

 

 

No hay comentarios: