Páginas vistas en total

miércoles, 25 de abril de 2012

Edgar Valdez Carrizo en lucha contra el SIDA. Infatigable campaña


Edgar Valdez Carrizo siendo medico salubrista tiene gran vocación literaria por lo que no resulta extraña su prolífica producción en el mundo de las letras y la publicidad, combinando eso sí abundante información medica con la literatura. Nos referimos a su titulo: “sexo, amor y miedo” que de ninguna manera es un novelon pornográfico sino un estudio de los aspectos sexuales de la ciudad de Cochabamba, entre tradiciones y realidades.
Nos enteramos asi que la ciudad cuenta con más de 900 mil habitantes con predominancia de mujeres (53% y 47% de varones) cuya vida nocturna muy animada lleva a los jóvenes a discotecas, parques y plazuelas para el consumo de alcohol y sexo mientras los adultos concurren a penas, bares, chicherías, burdeles y salones de masajes o karaokes. Valdez señala la existencia de más de 5.000 trabajadoras sexuales (prostitutas), 35 prostibulos registrados como casa de citas, lenocinios, barras americanas, karaokes y otros llamados “centros de actividad cultural” (¿) sin contar con las prostituas “libres” no registradas y que ofrecen “sus servicios” por calles y plazas, sin control sanitario alguno a las que el autor entrevisto para denunciar el mal trato, la extorsion, los abusos a que están sometidas y que no hacen públicos para evitar represalias. A todo ello, ¿porqué Edgar Valdez realiza un estudio de este tipo con apoyo de una ONG (Organización no Gubernamental” de Suiza? Con la idea puesta en comparar una encuesta realizada por la misma organización 10 anos atrás sobre la incidencia del SIDA en la población de Cochabamba.
Y es que Valdez Carrizo luego de sus estudios en San Simon se traslado a Belgica para especializarse en Salud Publica y Medicina Tropical (Primero Amberes y luego Ginebra) Ha escrito varios libros y participado en conferencias mundiales en varios países y no deja de mostrar inquietud por temas como el presente, y para descubrir que hoy como ayer la educación y la información siguen siendo materia pospuesta por el Estado y reclamando mayor esfuerzo para disminuir la trasmisión del SIDA (Vih) que no cuenta con la solidaridad, la responsabilidad y el respeto debido a las victimas.