Páginas vistas en total

jueves, 11 de febrero de 2010

Corrupción. Burocracia. Discriminación y División en el MAS
Texto: Jhonny Salazar Socpaza

La Paz, 10 Feb (Erbol).- A 19 días de que Evo Morales inició su segundo período de gobierno (2010-2015), la corrupción, la discriminación y la división interna comienzan a descomponer las estructuras del Movimiento Al Socialismo (MAS). El hedor se siente en los cuatro puntos cardinales de la plaza Murillo.

Una noche de copas del ex candidato a gobernador del departamento de La Paz, Félix Patzi, provocó una de las peores crisis internas en filas del oficialismo. Enfrenta a dirigentes intermedios con los altos mandos del MAS. El nombre del presidente Evo Morales no está exento en esta polémica.

El canciller y alto dirigente del MAS, David Choquehuanca, anunció que el MAS determinó de manera orgánica no enviar a la Corte Departamental Electoral de La Paz (CDE) los documentos de Félix Patzi para que, en aplicación del artículo 112 del Código Electoral, quede excluido de las listas de candidatos del partido oficialista.

“El MAS no va presentar los documentos de Patzi”, sentenció el jefe de la diplomacia boliviana, quien además aseveró que Félix Patzi no dijo la verdad sobre su “borrachera”.

Patzi, en su intento de limpiar su imagen ante la población boliviana, admitió que bebió en un acontecimiento familiar, sin embargo fuentes oficiales aseguraron que pasó la noche en una “chopería” de la zona de Sopocachi de la ciudad de La Paz.

El tema provocó una rebelión en la Provincia Aroma, reducto del también ex Secretario General de la Prefectura de La Paz. Las bases de Patzi demandaron a Evo Morales que ratifique la candidatura del aludido luego de imponerle la elaboración de mil adobes.

Esta posición encontró eco en el Consejo Nacional de Ayllus Markas del Qollasuyu (CONAMAQ), la Central de la Región Amazónica de Bolivia (CIRABO) y la Central de Mujeres Indígenas del Beni (CMIB), coincidieron en afirmar que el presidente Evo Morales debe respetar esta forma de justicia reconocida por la Constitución Política del Estado.

La división interna tendrá un costo, además de personal, político y electoral para el MAS.

El ex secretario general de la Prefectura de La Paz, Félix Patzi, reconoció el 8 de febrero, en una entrevista con la Red Erbol, que toda la polémica que surgió en los últimos días en torno a su candidatura a gobernador del departamento de La Paz tendrá un costo político personal y también para el Movimiento Al Socialismo; sin embargo, pese a estar consciente de esta situación, dijo que no renunciará porque es una decisión de sus bases.

Un día antes de esta declaración, el vicepresidente Álvaro García Linera afirmó que la insistencia de algunas organizaciones sociales para que Félix Patzi continúe como candidato a gobernador de La Paz, conducirá al MAS a un “desastres electoral” en los próximos comicios fijados para el primer domingo de abril.

García Linera declaró que el ex Secretario General de la Prefectura paceña cometió un error y hacer eso, estando ya en campaña política, “es un desastre electoral que puede tener un efecto pernicioso en contra de la candidatura oficialista, por lo que se tomó la decisión de que renuncie”.

La fisuras internas del MAS llegaron incluso a la Federación de Mujeres Campesinas “Bartolina Sisa”. Felipa Huanca y Jimena Leonardo protagonizan a diario en las cadenas de televisión y radio emisoras sendas disputas por la renuncia y la ratificación de la candidatura de Patzi.

El tema fue calificado por Felipe Quispe como un caso de racismo, porque a su juicio, Evo Morales sólo castiga a los indios y no a sí a los q’aras (blancos). “Hay una lucha entre los blancos y los indios que hay adentro (en el gobierno), hay indios masistas y blancos masistas, osea que los q’aras no nos quieren ver porque son nuestros enemigos, esto está pasando por eso es que yo creo que el Evo no va a perdonar”, señaló el mallku.

DISCRIMINACIÓN

El Mallku Rafael Quispe del Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qollasuyu (Conamaq), denunció el martes que el gobierno del presidente Evo Morales discrimina a los pueblos originarios y que sólo consulta a organizaciones funcionales al Movimiento Al Socialismo(MAS) para tomar decisiones.

“Este gobierno es discriminador a los pueblos indígenas, viola nuestros derechos y sólo vela por la consulta a los sindicatos. Cuando consulta a las federaciones dicen que se consultaron a toda La Paz y sólo consulta a las organizaciones funcionales del MAS (Movimiento Al Socialismo)”, señaló el originario.

Esta denuncia forma parte de las serie de cuestionamientos que surgieron contra el MAS. Está el caso de la Asamblea del Pueblo Guaraní(APG) que denunció a través de su presidente Celso Padilla, que Evo Morales les prohibió realizar marchas a los pueblos indígenas.

En esa misma línea, el presidente de la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia, Adolfo Chávez, dijo que los pueblos originarios de las tierras bajas no se sienten representados en el Estado Plurinacional ni en el equipo de trabajo del presidente Morales, instancia a la que consideran como un “gabinete occidental”.

Estos hechos y declaraciones nos demuestran que al interior del MAS hay discriminación y racismo hacia los propios movimientos sociales que sirven de puntal a la actual administración.

LA CORRUPCIÓN

El propio presidente Evo Morales admitió durante la posesión de Marlene Ardaya, que la Aduana Nacional estaba “loteada” por dirigentes del MAS. El tema fue ratificado por el ex presidente de la Aduana, general César López, quien dijo a Erbol que recibía avales y recomendaciones de dirigentes masistas, quienes en algunas ocasiones acudían a su despacho con el postulante para que se le asigne un cargo.

El caso no quedó ahí. La flamante presidenta de la institución aduanera, Marlene Ardaya, intervino las oficinas centrales y las regionales del interior del país para “sanear” la Aduana.

Reveló que el general Wilfredo Vargas, ex presidente de la Aduana, tenía una habitación casi junto a su despacho con frigo bar incluido, y que se utilizó recursos económicos sin que hayan sido presupuestados; además de que se contrataban empleados sin conocimiento del Ejecutivo.

Ardaya hizo la intervención junto a la ministra de Transparencia y Lucha contra la Corrupción, Nardi Suxo, convencida de que el anterior directorio de la Aduana era “corrupto”.

Suxo fue más dura que Ardaya. El domingo 7 dijo en el programa “Hagamos Democracia” de la Red Erbol, que en la Asuana se instaló una “mafia”. Denunció que algunos directores de la Aduana Nacional son dueños de varias agencias despachantes de aduana.

“Estas personas (algunos directores de la Aduana Nacional) son dueños de varias agencias aduaneras con palos blancos, si ostentan fortunas, tendrán que explicar de dónde tienen, es una mafia”, señaló en la oportunidad.

Un documento al que tuvo acceso la Red Erbol, se advierte que los dirigentes del MAS Juan Marca (Caranavi) y el responsable político en La Paz, Samuel Guarayos, cobraban 200 dólares por candidato a la Asamblea Legislativa, a alcaldes y concejales. Los aludidos no se pronunciaron sobre el tema.

El presidente de la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob), Adolfo Chávez, cuestionó la anterior semana que en el gobierno aún persista la burocracia y la corrupción.

“Mucha burocracia con mucha corrupción han lastimado a nuestro país y creo que en ello el movimiento indígena ha sido muy claro y ha cuestionado. Creo que estos temas necesitan ser corregidos con la participación de las organizaciones a través del control social”, dijo el 4 de febrero a la Agencia de Noticias Indígenas de la Red Erbol.

La corrupción, el racismo, la discriminación y la división interna del oficialismo tendrán sin duda, tal como reconocen los propios masistas, un costo político electoral en los comicios prefecturales y municipales.

No hay comentarios: