Páginas vistas en total

jueves, 5 de julio de 2007

Tres perlas de constituyentes nos ofrece José Luis Vargas Azero, cuando se refiere al Año Sabático (Premio que se otorga generalmente a los estudiosos e investigadores después de muchos años de trabajo en recompensa a sus esfuerzos) tiempo de holganza, de medrar con los recursos del Tesoro de la Nación, que pagan los impuestos, a los Kási okós (traga de balde) de los constituyentes que terminan los doce meses y tienen poca verguenza de pedir otros seis meses para darnos un proyecto de CPE. He aquí parte de sus revelaciones:


Este nuevo parasitismo político, que ha demostrado ser notoriamente más osado e inepto que la clase parlamentaria tradicional, a la fecha ha desangrado del erario nacional la nada despreciable suma de más de 30 millones de bolivianos, sólo en salarios para estos sacres. No entran en cálculos los viáticos, ni las ayudas externas que al módico costo de tres millones de dólares americanos financiaron la gira turística de los asambleístas por todo el territorio nacional.

Los constituyentes resultaron ser unas verdaderas "fichitas"; unos vivillos de factura mejorada. Para ejemplo baste Marcela Revollo, esposa del alcalde paceño Juan del Granado y constituyente aliada del MAS que se prestó a presentar un informe por minoría en la comisión de Autonomías cuando ya el partido oficialista había logrado aprobar su informe por mayoría, lo que le permitió al oficialismo aprobar también el informe por minoría usando los mismos votos del informe por mayoría.

Otra "figurita" resultó ser el constituyente Samuel Doria, que al fundamentar la necesidad de prorrogar la Asamblea por otros seis meses planteó como preocupación de fondo "garantizar los salarios de los constituyentes". Claro, ¿qué podía esperarse de un neoliberal cuya alianza con el MAS no pasa por ningún acuerdo programático o nivel de identidad ideológica sino simple y sencillamente por la millonaria concesión para la provisión de cemento Soboce para el nuevo Programa de Vivienda Social del MAS?

Pero sin duda, si algún constituyente ha de irritar a los cochabambinos, ese es Marco Carrillo. Desprovisto del garrote de la prensa ahora arremete contra sus enemigos políticos al amparo de la inmunidad constituyente y si antes era imposible quejarse de sus abusos periodísticos o llevarlo ante la justicia por su fuero sindical, hoy es más osado y menos respetuoso que nunca. Su beca constituyente le ha servido para estar más en la plaza 14 de Septiembre que en el foro del Colegio Junín y ahora encima quieren medio año de gracia para cumplir con lo que debían presentar este 6 de agosto en vez de vacacionar.

No hay comentarios: